Por primera vez los obispos de Costa Rica visitan la sinagoga de San José

| 518 hits

SAN JOSÉ, lunes, 14 de noviembre de 2005 (ZENIT.org).- Por primera vez y, en el marco de los 40 años de la declaración del Concilio Vaticano II «Nostrae aetate», los obispos costarricenses visitaron la sinagoga de la Comunicad Judía en San José.



Los prelados participaron en una jornada de reflexión que comenzó en la sede de la Conferencia Episcopal de Costa Rica con un encuentro académico sobre el documento conciliar, para concluir con la visita a la Sinagoga en la que, tanto judíos como católicos, hicieron votos por una relación que trascienda la indiferencia y los prejuicios del pasado, según informa una nota del episcopado.


Gustavo Prifer, presidente del Centro Israelita Sionista de Costa Rica aseguró que la presencia de la jerarquía católica en la Sinagoga sustenta «un mensaje de fraternidad a nuestro pueblo».


Por su parte el rabino Gershon Miletski manifestó con satisfacción que la Sinagoga, «corazón de esta comunidad, ofrece un espacio de encuentro para la el diálogo y la reconciliación entre judíos y cristianos».

Monseñor José Francisco Ulloa, presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, inició su mensaje resaltando que, en este día histórico, se cumple en nosotros el sueño del salmista: «ved qué bueno y agradable es que los hermanos estén juntos».


«Al encontrarnos reunidos, judíos y cristianos, en esta primera visita que hacemos los obispos de Costa Rica a la Sinagoga Shaarei Tzion de la comunidad judía de nuestro país, damos gracias y alabamos al “Dios clemente y misericordioso,” que nos ha concedido, conocerle e invocarle como el único Dios, vivo y verdadero», afirmó monseñor Ulloa Rojas».

Según el prelado, a pesar de este acercamiento entre judíos y cristianos, queda aún mucho por hacer: «Debemos conocernos y apreciarnos más y mejor, sobre todo, por medio de los estudios bíblicos y teológicos y el diálogo fraterno».

«Es, por tanto, necesario que judíos y cristianos día a día “ofrezcamos un testimonio compartido y más convincente del único Dios, de sus mandamientos, de la santidad de vida, de la promoción de la dignidad humana, de los derechos de la familia y de la necesidad de edificar un mundo de justicia, reconciliación y paz para las futuras generaciones», concluyó Ulloa.

En el acto también se hicieron presentes Roberto Tovar, ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Alexander Ben-Zvi, embajador de Israel en Costa Rica, el arzobispo Osvaldo Padilla, nuncio apostólico del Papa, Luis Alberto Monge Álvarez, ex presidente de la Republica, así como la comunidad judía, clero, religiosas y laicos costarricenses.