¿Por qué confesarse? Responde un obispo y teólogo de renombre internacional

Carta pastoral de monseñor Bruno Forte

| 1294 hits

CHIETI, 11 de noviembre de 2005 (ZENIT.org).- ¿Por qué confesarse con un sacerdote? A esta típica pregunta ha respondido uno de los teólogos de mayor prestigio del momento, monseñor Bruno Forte, arzobispo de Chieti-Vasto (Italia).



El prelado ha dedicado a este argumento la Carta para el Año Pastoral 2005-2006 que lleva por título «La reconciliación y la belleza de Dios».

El arzobispo describe el pecado como «amor replegado sobre sí mismo», que se niega a Dios, «ingratitud de quien responde al amor con la indiferencia y el rechazo» pero sobre todo mal real que «hace daño».

«Basta mirar la escena cotidiana del mundo en el que abundan violencias, guerras, injusticias, abusos, egoísmos, celos y venganzas», llegando a producir «verdaderas estructuras de pecado», observa.

«Por ello no se debe dudar en subrayar la gran tragedia que es el pecado y cómo la pérdida del sentido de pecado debilita el corazón ante el espectáculo de mal», advierte monseñor Forte, que en 2004 predicó los ejercicios espirituales cuaresmales al Papa Juan Pablo II y a la Curia romana.

«Pedir con convicción el perdón, recibirlo con gratitud y darlo con generosidad, es fuente de una paz que no se puede pagar. Por ello es justo y hermoso confesarse», reconoce.

«¿Por qué hay que confesar los propios pecados a un sacerdote y no se puede hacer directamente a Dios?», se pregunta. «Ciertamente uno siempre se dirige a Dios cuando confiesa sus pecados», comienza aclarando al dar una respuesta.

«Que sea necesario hacerlo ante un sacerdote nos lo hace comprender Dios mismo --añade--. Al enviar a su Hijo en nuestra carne, demuestra que quiere encontrarse con nosotros mediante el contacto directo, que pasa por los signos y los lenguajes de nuestra condición humana».

«Como Él salió de sí mismo por nuestro amor y vino a \"tocarnos\" con su carne, así estamos llamados a salir de nosotros mismos, por su amor, y a acudir con humildad y fe a quien nos puede dar el perdón en su nombre, con la palabra y con el gesto», es decir, «a quien el Señor ha elegido y enviado como ministro del perdón».

«La confesión es por tanto el encuentro con el perdón divino, que nos ofrece Jesús y se nos transmite por el ministerio de la Iglesia», afirma.

«Acércate a la confesión con corazón humilde y contrito y vívela con fe: te cambiará la vida y dará paz a tu corazón», exhorta el arzobispo, miembro de la Comisión Teológica Internacional.

«Entonces, tus ojos se abrirán para reconocer los signos de la belleza de Dios presentes en la creación y en la historia y surgirá de tu alma el canto de alabanza», concluye Forte.

[El texto de la carta pastoral puede leerse en la sección de «Documentos» de la edición italiana de la página web de Zenit]