Portavoz del Vaticano: que el mundo sea una verdadera “familia de naciones”

El padre Lombardi comenta la presencia de la Santa Sede en la ONU

| 1412 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes 11 de octubre de 2011 (ZENIT.org).- La presencia y acción de la Santa Sede en las Naciones Unidas tiene el objetivo de promover la transformación del mundo en una auténtica “familia de naciones”.

El padre Federico Lombardi, S.I., director de la Sala Stampa de la Santa Sede, afirmó esto en la editorial del último número de “Octava Dies”, semanal del Centro Televisivo Vaticano.

A veces, observó el padre Lombardi, “se nos pregunta porque una autoridad religiosa como la Santa Sede participa en una actividad de consenso mundial como la Asamblea de las Naciones Unidas, a menudo escenario de duros enfrentamientos políticos”.

“Con la premisa de que el estatus de la Santa Sede es el de Observador”, y por tanto “no participa en las votaciones”, para entenderlo es suficiente con leer el discurso de monseñor Mamberti, secretario para las Relaciones con los Estados, de la sesión en curso, revela el portavoz de la Santa Sede (cfr.http://www.zenit.org/article-28146?l=italianhttp://www.zenit.org/article-28153?l=italian,http://www.zenit.org/article-28130?l=italianhttp://www.zenit.org/article-28132?l=italian).

“Es fácil reconocer la continuidad con los últimas grandes intervenciones de los Papas en Nueva York”, constató.

“Juan Pablo II insistió con fuerza en el hecho de que las Naciones Unidas deben ser el lugar en el que las naciones se reconocen como miembros de una 'familia' impulsada por la solidaridad mutua y por la preocupación por el bien común de la humanidad entera”, y a la luz de esta perspectiva Benedicto XVI ha desarrollado “el concepto de la 'responsabilidad de proteger', como expresión concreta de la atención a los más débiles”.

Para el padre Lombardi, “monseñor Mamberti parte de este punto, aplicando esta responsabilidad a las crisis humanitarias que actualmente están en curso -comenzando con la del Cuerno de África- y y a la custodia de la paz, de la seguridad y de los derechos del hombre”.

Del mismo modo, insiste en la libertad religiosa, “hoy, a menudo, vemos como se viola patentemente o sutilmente se limita, marginando la religión de la vida de la sociedad, y “vuelve a mencionar la relación entre ética y economía, que se encuentra en la base de la crisis global actual”.

Importante es, además, el tratamiento del desarrollo sostenible, al que la ONU dedicará pronto una conferencia internacional.

Para este propósito, recuerda el padre Lombardi, el secretario para las Relaciones con los Estados mencionó que “la conciencia de ser 'familia de naciones' dirige y sostiene el sentido de responsabilidad y la tutela del ambiente, como también la lucha contra el comercio de armas”.

“La familia es una comunidad fundada en la interdependencia, en la confianza y ayuda mutuas y el respeto sincero”, afirmó monseñor Mamberti.

“Recordarlo interesa a todas los seres humanos, para que se convierta en una realidad viva en el mundo”, concluye el padre Lombardi. “Por este motivo la Santa Sede está en Nueva York”.