Portugal: en el póster de su visita, un Papa tímido y amable

Monseñor Carlos Azevedo habla del proyecto gráfico para presentar el viaje

| 1619 hits

LISBOA, jueves 4 de marzo de 2010 (ZENIT.org).- El póster de la visita del Papa a Portugal destaca la timidez y la amabilidad de Benedicto XVI, explicó el coordinador de la comisión organizadora del viaje pontificio, monseñor Carlos Azevedo.

La fotografía que aparece en el poster “ha capturado la timidez y la amabilidad de Benedicto XVI”, así como “el modo sublime como muestra la mano que nos bendice y nos saluda”, dijo el viernes en un encuentro con la prensa, según informa la agencia Ecclesia.

El obispo auxiliar de Lisboa destacó también la referencia a la cruz, presente como signo gráfico y en la disposición de las letras.

“Al dedicar esta rueda de prensa a la divulgación de la imagen, queremos comunicar el sentido de la visita”, señaló el prelado.

La unificación de la “gramática visual” será aplicada, entre otras cosas, al sitio web oficial, al póster, medallas, pañuelos y camisetas.

La representación gráfica fue escogida entre tres propuestas. Según el equipo que ha presentado el diseño ganador, la disposición visual, las formas y los colores buscan inducir a una “experiencia espiritual”.

Por otra parte, se quiere valorar la misión del Papa como “jefe de la Iglesia”.

El logotipo, que se acerca a una imagen circular, se refiere a la forma redonda, representación ancestral de lo sagrado.

El tema, “Contigo caminamos en la esperanza – Sabiduría y Misión”, orientará la presencia del Papa en Portugal, del 11 al 14 de mayo.

El motivo principal de la visita de Benedicto XVI es la celebración de los diez años de la beatificación de los pastorcillos Francisco y Jacinta Marto, hermanos a los que se les apareció la Virgen junto a su prima Lucía dos Santos, que posteriormente sería monja y falleció en 2005.

Los momentos más emblemáticos del viaje serán las Misas en Lisboa, Fátima y Oporto.

“Cuando un papa visita un país, se dirige con una propuesta humilde y consistente a todos los habitantes”, dijo monseñor Azevedo.

Sobre los costes de la visita pontificia, el obispo explicó que todavía no están definidos totalmente. Para pagarlos, habrá una colaboración entre las diócesis y el Estado, además de la participación de benefactores.

El obispo destacó: “Queremos que los costes sean mínimos, deseamos cosas sencillas y sin gastos superfluos, teniendo en cuenta la actual situación social”.