Portugal. Los obispos denuncian 'la revolución antropológica' de la ideología de género

La Conferencia Espiscopal portuguesa publica en Fátima una carta pastoral. La nueva evangelización y anuncio de la Buena Noticia es respuesta eficaz a esta ideología

Roma, (Zenit.org) Redacción | 939 hits

La Conferencia Episcopal Portuguesa (CEP) publicó hoy en Fátima una carta pastoral “a propósito de la ideología de género” en la cual se manifiesta contra la “redefinición de matrimonio”, ampliando las uniones a personas del mismo sexo.

“Los cambios legislativos que reflejan la mentalidad de la ideología de género -concretamente, la ley que ha redefinido matrimonio - no son irreversibles. Y los ciudadanos y legisladores que compartan otra visión del ser y la dignidad de la persona y de la familia son llamados a hacer lo que esté a su alcance para revocarlas”, han pedido los obispos al finalizar los trabajos de la asamblea plenaria que transcurre desde el lunes.

La carta pastoral sostiene que la ideología de género pretende provocar una “revolución antropológica”, subordinando la identidad sexual como “condición natural y biológica”.

“Así quedaría abierta la puerta para la legitimación de las uniones homosexuales y para la aparición de diversas alternativas a la familia tradicional, ya no constituida por una madre, un padre e hijos, con raíces en la sexualidad, matriz de nuestra identidad”, alertan los obispos.

El documento identifica un conjunto de “campos” en que esta ideología promueve lo que se denomina  “ruptura de la civilización”, que pasa, entre otros, por una “promoción de alternativas al lenguaje común”.

“En vez de sexo (algo básico, identificativo de la persona)  se habla de  género (construcción cultural y psicológica de una identidad); en vez de igualdad entre hombre y mujer, se refieren a igualdad de género; la familia es sustituida por familias”, puede leerse en la carta.

Los obispos advierten sobre el “adoctrinamiento” de la ideología de género a través de la enseñanza, considerada contraria a la “colaboración entre las dimensiones masculina y femenina”.

“Se trata de la defensa de un modelo de sexualidad y de familia que la sabiduría y la historia, no obstante los cambios culturales, en los diferentes contextos sociales y geográficos, consideran apto para expresar la naturaleza humana”, explica la CEP.

Los obispos defienden que la familia es “quien garantiza la renovación de la sociedad a través de la generación de nuevas vidas y asegura el equilibrio armonioso y complejo de la educación de las nuevas generaciones”.

“Por eso, nunca uno o más padres pueden sustituir una madre, y nunca una o más madres pueden sustituir un padre”, añaden.

Según la CEP, la maternidad “no es un peso del que la mujer necesite liberarse” y “no es superfluo subrayar la importancia de los papeles de la madre y del padre en la educación de los niños y de los jóvenes”.

“De cualquier modo, la respuesta más eficaz a las afirmaciones y difusión de la ideología de género es una nueva evangelización. Se trata de anunciar el Evangelio como éste es: buena nueva de la vida, del amor humano, del matrimonio y de la familia, lo que corresponde a las exigencias más profundas y auténticas de toda la persona”, concluye el mensaje.