Presbíteros del mundo volvieron a las aulas en Roma

Entrevista con el rector del Colegio Pontificio Español

| 1536 hits

Por José Antonio Varela Vidal

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 10 octubre 2012 (ZENIT.org).- En medio de la inauguración del Sínodo de los Obispos, y aún con el incienso que perfuma Roma por la proclamación de los dos nuevos Doctores de la Iglesia, el lunes 8 comenzó también el año académico en casi todas las universidades pontificias. Con misas inaugurales, disertaciones magistrales y lecciones de italiano intensivas para los extranjeros, los cerca de veinte centros de estudios arrancaron con sus prestigiosas licenciaturas y doctorados, que hacen llegar hasta aquí a miles de presbíteros, religiosos, religiosas y laicos, sean estos de los “pulmones” de Oriente o de Occidente, católicos o no…

Muchos de los que vienen a estudiar pertenecen a órdenes, congregaciones e institutos, por lo que viven en los conventos y casas de sus familias religiosas o seculares. Otros, los laicos, buscan acomodarse en estructuras ad hoc de la Iglesia --de por sí pocas--, o alquilan algo entre amigos para apoyarse. Y hay un grupo numeroso que son los presbíteros, quienes generalmente viven en los llamados “Colegios”, los cuales se agrupan por continentes o por países, según las posibilidades de cada episcopado nacional o dicasterio vaticano, como es el caso de Propaganda Fide que tiene dos bajo su administración.

Uno de estos es el Colegio Pontificio Español “San José”, de por sí famoso y centenario, que ha visto pasar a cerca de 3.500 presbíteros. Este, como muchos, acoge a quienes hacen una pausa en su labor pastoral para especializarse durante 2 o 5 años, según sea una licenciatura o doctorado. Para conocer detalles de este nuevo año académico, ZENIT conversó con monseñor Mariano Herrera Fraile, sacerdote Operario Diocesano, quien es el rector de dicha casa española desde el 2007.

¿Cuántos presbíteros iniciarán sus estudios este año y en qué universidades?

--Rector Mariano Herrera: El Colegio Español de San José cuenta este año con 80 sacerdotes alumnos, de los cuales 25 son nuevos. Ellos residen, viven, celebran y estudian en el Colegio, matriculados y participando en las clases en las diversas universidades y ateneos eclesiásticos de Roma, prácticamente en todos ellos. Concretamente son 30 alumnos que están matriculados en la Universidad Gregoriana; 11 en la Universidad Lateranense; 9 en la Universidad Santa Croce; 7 en el Instituto Bíblico; 6 en el Instituto Juan Pablo II; 4 en la Universidad Salesiana y 4 en el Ateneo San Anselmo. También hay 3 en el Instituto Patrístico Agustiniano; 2 pertenecen a San Dámaso (Madrid); y 1 en cada uno de los siguientes centros: Instituto Oriental, Teresianum, Angelicum, Regina Apostolorum, Marianum.

¿Y qué especialidades estudian?

--Rector Mariano Herrera: Son catorce centros que nos indican ya, más o menos, las especialidades: Teología Dogmática y Teología Fundamental; Teología Bíblica y Sagrada Escritura; Derecho Canónico; Teología Moral; Liturgia; Teología Patrística; Teología Espiritual; Historia; Catequética y Pastoral juvenil; Filosofía; Comunicación Institucional; Teología Oriental…, más de 14 especialidades. Hay treinta y uno que realizan el Doctorado; cuarenta y ocho la Licenciatura y uno el ciclo institucional.

¿De dónde provienen los presbíteros?

--Rector Mariano Herrera: Pertenecen a 38 diócesis españolas diferentes. Y por razones especiales, hay también 5 de diócesis latinoamericanas, uno de Corea y otro de Zambia.

¿Por qué es importante que los presbíteros sigan estudiando después de su ordenación?

--Rector Mariano Herrera: Siempre es necesaria la formación continuada, la formación permanente, en la vida personal del sacerdote y para el servicio ministerial; y además la especialización de algunos en materias diversas como la Teología, Sagrada Escritura, Pastoral, Derecho, Moral, Catequética… Todo esto para un mejor servicio y atención al Pueblo de Dios en las diócesis, para la enseñanza, para el servicio apostólico y evangelizador.

¿Qué aspectos adicionales encuentran los que viven en el Colegio español durante su estadía en Roma?

--Rector Mariano Herrera: Una experiencia eclesial, ministerial, humana y pastoral muy significativa, como son la cercanía a Pedro, la universalidad y catolicidad de la Iglesia, los buenos profesores y universidades, la comunión presbiteral… Nuestra experiencia de colegio sacerdotal, y más concretamente durante este año, del “Año de la Fe”, en el que se nos invita a revivir la fe, a expresarla y comunicarla, a trasmitirla y anunciarla con alegría y en comunión. Este colegio de sacerdotes lo es en la fe y desde la fe, por su identidad, comunión y misión.

Entonces hay una vida comunitaria importante…

--Rector Mariano Herrera: Es una comunidad de fe en la que somos, vivimos, nos comunicamos y anunciamos como sacerdotes. Pertenecemos a esta comunidad de fe que es el Colegio. Convivir, colaborar, concelebrar son tres verbos que nos pertenecen, son tres verbos generadores de pertenencia sentida en la fe de la Iglesia y en la vida de los presbíteros, y que debemos asumir, expresar y realizar en el Colegio, comunidad de fe presbiteral, estudiando.

¿Cómo debe sostenerse un presbítero para fortalecer su vida sacerdotal y no "echarse para atrás"?

--Rector Mariano Herrera: Siendo lo que somos, sacerdotes, viviendo nuestra identidad, con la oración y la celebración de los Sacramentos; en la comunión eclesial y presbiteral, que se nos favorece bastante. Y ser bien conscientes de que aquí y ahora está nuestra misión y acción pastoral: en el estudio, en la fraternidad, en la acción evangelizadora en todo lo que hacemos y en todas las personas con las que tratamos, así como en todos los lugares que frecuentamos. Vivir la fe evangelizando, aquí y ahora.

Hoy se habla de nueva evangelización..., ¿cómo debe ser el párroco de los tiempos actuales?

--Rector Mariano Herrera: Unhombre de fe, hombre de Dios, al servicio de Dios y de los demás. Un testigo, pastor, evangelizador…

¿Qué relevancia tiene para el presbítero de hoy, la figura del nuevo Doctor de la Iglesia, san Juan de Ávila? 

--Rector Mariano Herrera: Es el patrono del clero secular español. Un “patrono” significa mucho para quien le tiene como tal. Lo admiramos, de él aprendemos y en él nos “medimos”. Este gran sacerdote, predicador y director de almas, es patrono también en el Colegio Español de Roma. Con su palabra, ejemplo e imagen de pastor y evangelizador, ha acompañado, iluminado y formado la vida de tantos seminaristas y sacerdotes que han vivido y viven aquí actualmente. Miramos cada día su imagen de maestro de santos y evangelizadores, en la pintura al fresco de la escalera principal de nuestro Colegio.

¿Cuál es el principal mensaje del “Doctor san Juan de Ávila” para nuestros tiempos?

--Rector Mariano Herrera: Como Juan de Ávila, vivimos en tiempo de “reformas” y conversión, en tiempo de evangelización. Como él --sacerdotes del Concilio y del Postconcilio--, con urgencias, inquietudes y problemáticas pastorales, vivimos nuestro ser sacerdotes, evangelizadores, discípulos, seguidores del Señor. Juan de Ávila, con su doctrina, su modo de ser sacerdote, su amor a la Eucaristía y acción pastoral, nos ayuda a orientar nuestra vida, acción y misión hoy en la Iglesia.

Crecerá el estudio de su obra, ¿verdad?

--Rector Mariano Herrera: Sí. Y allí están los trabajos de tesis y tesinas, para el doctorado y la licenciatura en diversas materias, que fueron labor de muchos alumnos en Roma, y concretamente del Colegio, teniendo como objeto la doctrina del Santo Maestro. En nuestra Biblioteca se conservan con cuidado y atención los trabajos “avilistas” de tantos alumnos.  

Y también aumentará la devoción…

--Rector Mariano Herrera: Pedimos siempre su intercesión y lo proponemos como guía siempre, de manera especial cada 10 de mayo, cuando en su fiesta, con fuerza sacerdotal y vigor varonil cantamos: “Apóstol de Andalucía, el clero español te aclama…”. Con su doctrina magistral alimentamos nuestra fe, y con su espiritualidad modelamos nuestro corazón sacerdotal según los sentimientos de Jesucristo y con la ternura y amor de su Madre que es “Niña siempre bendita..., es la que nos guisó, y por ser ella la guisandera se le pega más sabor al Manjar”.

Finalmente, ¿qué consejo daría a los obispos sobre la conveniencia de enviar a algún presbítero a estudiar a Roma?

--Rector Mariano Herrera: No puedo darles consejo alguno. Los señores obispos saben muy bien lo oportuno, bueno, y conveniente que es enviar sacerdotes a estudiar a Roma. De hecho los están enviando, sí.