Presentados a Benedicto XVI los corderos de santa Inés

Con su lana se elaboran los palios

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1348 hits

Hoy, en la capilla de Urbano VIII del Palacio Apostólico, fueron presentados a Benedicto XVI dos corderos bendecidos en la mañana, con motivo de la fiesta litúrgica de santa Inés.

En la basílica del mismo nombre de la Vía Nomentana en Roma, llamada también plaza Santa Inés, está enterrada la joven santa. La lana de estos animales se utilizará para confeccionar los palios de los nuevos arzobispos metropolitanos.

La santa, que inspiró el ideal de la virginidad consagrada a Cristo, a tantos jóvenes a los largo de los siglos, tiene otra basílica en la plaza Navona de Roma, Santa Inés in Agone, lugar de su martirio.

El palio es un ornamento litúrgico de honor y jurisdicción que llevan el papa y los arzobispos metropolitanos en sus Iglesias y en las de sus provincias.

Es una banda de lana blanca en la que están bordadas seis cruces de seda negra. Los padres trapenses de la abadía de las Tres Fuentes crían los corderos, el animal símbolo de santa Inés, martirizada en Roma alrededor del año 305. Las religiosas de Santa Cecilia tejen los palios con la lana de estos animales.

El rito de la imposición de los palios a los nuevos arzobispos metropolitanos lo realiza el santo padre el 29 de junio, solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo.