Presidente del episcopado peruano: Es la hora de acabar con la corrupción

Reacción ante el «vergonzoso» caso Kouri-Montesinos

| 736 hits

LIMA, 21 sep (ZENIT.org).- La sociedad peruana está herida y el cáncer de la corrupción tiene que ser extirpado, ha instado el presidente de la Conferencia Episcopal de Perú, monseñor Luis Bambarén, en declaraciones publicadas hoy por el informativo semanal en castellano de «Radio Vaticano».



El 16 de septiembre, en la noche, el presidente Alberto Fujimori anunció una convocatoria a nuevas elecciones presidenciales agregando que no se presentaría como candidato. La decisión tuvo lugar tras la transmisión en televisión de un vídeo en el que aparece el asesor presidencial y del Servicio de Inteligencia Nacional, Vladimiro Montesinos, entregando dinero en efectivo al congresista Alberto Kouri, como una prueba de soborno político. Kouri renunció en julio pasado al partido opositor Perú Posible del ex candidato presidencial Alejandro Toledo para pasarse a las filas de la alianza de gobierno Perú 2000 de Fujimori.

Al calificar de «vergonzoso» este episodio, monseñor Bambarén, obispo de la ciudad de Chimbote, al norte de Lima, señaló en un pronunciamiento hecho público el 15 de septiembre titulado «Regeneración Moral» que «ha llegado la hora de la verdad, de la justicia».

Monseñor Bambarén invocó «a quienes tienen cargos públicos, a las instituciones y a todas las personas de la sociedad civil, que son honestos y tienen sentido de su propia dignidad, a cerrar filas para recuperar los valores morales en nuestra Patria y desterrar falsas solidaridades con los corruptos».

Incluso citó la palabra de Jesús cuando señala en el libro de Mateo «No hay nada encubierto que no haya de ser descubierto, ni oculto que no haya de saberse». Dijo que este pasaje bíblico «se cumple hoy en el vergonzoso caso Kouri-Montesinos» y agregó que «quizá no sea el único».

«Creyeron que todo quedaba en el más absoluto secreto. Pero lo que sucedió entre cuatro paredes hoy es noticia en la redondez de la tierra, manchando la imagen del Perú», mantuvo el obispo de Chimbote en declaraciones reportadas por «Radio Vaticano».

«La sociedad peruana está herida --añadió--. El cáncer de la corrupción debe ser extirpado. Los corruptores y los corrompidos, que usan el poder para sus innobles intereses, jamás servirán a la sociedad», señaló.

Finalmente indicó que la Justicia peruana no debe proteger la impunidad y tiene que demostrar al país y a los organismos internacionales su autonomía y su fiel lealtad a la ley, «caiga quien caiga».