Primavera árabe: Caritas reafirma su compromiso con los refugiados

Trabajadores de la organización eclesial: Estaremos allí

| 1270 hits

ROMA, lunes 27 de junio de 2011 (ZENIT.org).- Aunque la situación en el norte de África para aquellos que asisten a los refugiados e inmigrantes es bastante tensa en estos momentos, la Iglesia continuará presente en el lugar, dijo el director de Cáritas de Italia, monseñor Vittorio Nozza.

Monseñor Nozza hizo esta afirmación durante el encuentro de MigraMed que terminó el pasado sábado en Roma. Este encuentro reunió a las organizaciones nacionales de Cáritas de diversos países mediterráneos que están implicados en la asistencia en la emergencia provocada por las revoluciones del norte de África y la actual situación en Siria.

Monseñor Nozza destacó que la Cáritas italiana se encuentra trabajando en dos frentes: “Por un lado, apoyando a las agencias diocesanas de Cáritas en su compromiso con las regiones que reciben inmigrantes, y por el otro lado, en los debates con otras organizaciones internacionales, con los servicios institucionales encargados de los asuntos migratorios”.

Monseñor Mariano Crociata, secretario general de la Conferencia Episcopal Italiana, anunció en la clausura de la reunión de marzo que 93 diócesis italianas habían ofrecido 1.500 centros para ayudar con la emergencia de las acogidas de los refugiados. La mayoría de estos refugiados llegan a la isla de Lampedusa.

“Todo esto”, dijo monseñor Nozza, “se está llevando a cabo en una fase de gran ambigüedad política y jurídica, lo que no facilita nuestra tarea para comprometernos de una manera total y resuelta y nos expone a grandes riesgos”.

El encuentro de MigraMed estuvo organizado por Cáritas Europa y Cáritas Internationalis para compartir experiencias y buscar puntos comunes respecto al flujo de inmigrantes desde África a Europa.

Se evaluaron especialmente las rutas de los refugiados de Libia. Cáritas francesa, libanesa y los servicios católicos de socorro informaron que 350.000 personas han cruzado la frontera con Túnez y 600.000 personas han cruzado la frontera con Egipto.

Decenas de miles de refugiados de estos frentes han sido atendidos por los grupos locales de Cáritas mientras que Cáritas Internationalis y Cáritas Europa se han preocupado de apoyarles, y de controlar constantemente las situaciones de el norte de África para entender la geografía de movimientos, que cambia constantemente.

“El flujo de refugiados provenientes de África sub-sahariana, que ya no puede dirigirse a Libia, se dirige ahora hacia Argelia o Marruecos”, explicó el padre Cesare Bladi, director de Cáritas Argelia.

El director de Cáritas Marruecos destacó también la llegada de refugiados de Somalia.

Todo esto hace que el peso recaiga sobre las organizaciones de Cáritas del norte de África, que deben hacer un esfuerzo extra para interceptar y ofrecer asistencia al creciente número de refugiados.

A la luz de la actual situación, los participantes en MigraMed reconocieron la necesidad de reforzar y extender la red de las agencias de Cáritas afectadas para poder llevar a cabo una acción más coordinada en los lados norte y sur del Mediterráneo.

También se reconoció la necesidad de establecer un vínculo con otras organizaciones internacionales, católicas y seglares, como el Servicio Jesuita al Refugiado, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones.

Respecto a la Cáritas italiana y sus compromisos a distintos niveles “como una organización de la Iglesia”, monseñor Nozza dijo que “se nos ha pedido continuar presentes y continuar estando con dedicación y de manera transparente, con los medios apropiados”.

Y añadió que es una cuestión de “especial atención como parte primordial de nuestro trabajo diario, sobre todo a través de la presencia de los grupos diocesanos y parroquiales en la áreas de recepción y protección”.

Por Chiara Santomiero

Traducción del inglés por Carmen Álvarez