Primer encuentro de obispos de América Latina sobre la Pastoral Afro

| 713 hits

QUITO, 20 septiembre 2002 (ZENIT.org).- Del 9 al 13 de septiembre, se celebró en la capital ecuatoriana, el I Encuentro Continental de Obispos Comprometidos con la Pastoral Afro.



La iniciativa del Departamento de Misiones (DEMIS) y del Secretariado de Pastoral Afroamericana (SEPAFRO) del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) reunión a 24 obispos de jurisdicciones con población afroamericana.

El objetivo fue «compartir las experiencias, aunar criterios y asumir juntos los retos de esta pastoral en el continente».

En un mensaje difundido al final de las jornadas, los obispos explican que «durante estos días hemos compartido, en actitud gozosa de escucha y discernimiento, el caminar de nuestros hermanos y hermanas negros, con sus logros, experiencias y dificultades en su compromiso pastoral. Constatamos con alegría que hay países y jurisdicciones con mayoría de población afrodescendiente donde el Evangelio se ha inculturado y la Iglesia se ha implantado plenamente».

«Desde nuestra conciencia de pastores --aseguran-- nos sentimos comprometidos con el destino de las comunidades negras de nuestro continente, unidos al Santo Padre Juan Pablo II, quien en repetidas ocasiones ha expresado su honda preocupación por la situación de marginación y pobreza de los pueblos negros de América».

También señalan que «en estos momentos de preocupante desafío de la globalización económica, social y cultural y del creciente fenómeno de las sectas y de la secularización, la profunda y gozosa convicción religiosa, el sentido solidario del pueblo negro, constituyen signos de esperanza ante la situación crítica y el temor que el mundo de hoy siente por su futuro».

Según los obispos, «la pastoral con los afrodescendientes ha despertado un vivo interés, ahondando la presencia de la Iglesia en sus comunidades, especialmente con la promoción de laicos, hombres y mujeres que al caminar en la fe y en su compromiso con Cristo, reivindican a la vez los orígenes y los valores de su cultura».

«Observamos con alegría --agregan-- que todo ello conlleva una revitalización y enriquecimiento de nuestra Iglesia que anima a todos nuestros hermanos en la fe y los estimula en la construcción permanente del Reino de Dios».

Además, reconocen que «en este camino, que ya tiene su historia, no han estado ajenos los pastores, representados por obispos y sacerdotes acompañados por numerosos religiosos y religiosas que han compartido desde los inicios la maduración lenta y sufrida de la Pastoral Afroamericana».

Subrayan que «ahora es más importante aún apoyar, desde nuestra condición de pastores, el trabajo que se va realizando, con una actitud de apertura, comprensión, acompañamiento y orientación, a fin de que se promueva todo lo positivo que se va gestando y se eviten los peligros que se puedan presentar».

También sostienen que «teniendo en cuenta la religiosidad profunda del pueblo afrodescendiente, consideramos la conveniencia de promover su maduración para aclarar y superar las dudas y vacíos que surgen en este camino de fidelidad a la Iglesia de Jesús».

Y solicitan a las Conferencias Episcopales en América Latina que «tomen en cuenta explícitamente la Pastoral Afro en su organización y planes pastorales. Asimismo, solicitamos al CELAM que continúe el apoyo decidido a las diversas iniciativas en respaldo a la Pastoral Afro en el Continente».

Firman la declaración obispos de jurisdicciones eclesiásticas del Paraguay, Bolivia, Colombia, Ecuador. Haití, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.