Primera Iniciativa Legislativa Popular Europea a favor del derecho a la vida humana

Políticos y líderes sociales de 22 países se comprometen a trabajar por la familia natural

| 1832 hits

Por Nieves San Martín

MADRID, viernes 24 de mayo de 2012 (ZENIT.org).- En el curso del VI Congreso Mundial de las Familias (WCF), se ha celebrado un Foro Parlamentario Internacional que ha hecho una declaración a favor de la familia natural. Durante el mismo, se ha presentado también una importante iniciativa europea a favor de la vida.

Durante una rueda de prensa, el europarlamentario Jaime Mayor Oreja anunció que la Comisión Europea ha dado el visto bueno a una iniciativa popular en defensa de la vida, titulada “Uno de los nuestros”. La iniciativa tiene el objetivo de impulsar la protección jurídica de la dignidad del derecho a la vida y de la integridad de todo ser humano desde la concepción y propone que los distintos países no financien proyectos en contra de la vida fuera de sus fronteras.

Según Mayor Oreja se trata de “un hecho inédito de gran trascendencia para el futuro de Europa”, cuya posibilidad fue abierta por el Tratado de Lisboa. Para que la iniciativa llegue a buen fin son necesarias al menos un millón de firmas.

“Nosotros, Parlamentarios y representantes de la Sociedad Civil, reunidos en Madrid, España, reafirmamos el Artículo 16 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que declara que la familia es la unidad fundamental de la sociedad y tiene derecho a ser protegida por la sociedad y el estado”.

Este es un párrafo de la declaración leída en por Larry Jacobs, vicepresidente del Howard Center para la Familia, la Religión y la Sociedad, y director ejecutivo del Congreso Mundial de Familias, en el transcurso del Foro Parlamentario que ha tenido lugar en Madrid en el marco del WCF.

Como ha explicado Leonor Tamayo, coordinadora del Foro Parlamentario, este encuentro ha reunido a unos ochenta políticos y representantes de la sociedad civil de 22 países de 5 continentes, desde Australia hasta Nigeria, pasando por Filipinas, Pakistán, Rusia, Reino
Unido, España. Estados Unidos, Canadá Argentina, Perú, Chile…

Entre los asistentes se encontraban Liliana Negre de Alonso, senadora argentina, Gudrun Kugler, representante del Observatorio de la Intolerancia y Discriminación de los Cristianos en Europa, Gabriel Esteban, representante de la Procuraduría General de Colombia, Juan Cotino, presidente de las Cortes valencianas, Jaime Mayor Oreja, eurodiputado, Sandra Moneo, secretaria de Educación e Igualdad del Partido Popular, Austin Ruse, presidente de C-FAM, Catholic Family & Human Rights Institute.

En el desarrollo del Foro Parlamentario, políticos, legisladores y representantes de asociaciones han intercambiado iniciativas concretas, propuestas y buenas prácticas dirigidas a promover la familia natural y el derecho a la vida como principios fundamentales, todo ello con carácter interdisciplinar y deseo expreso de cambiar las legislaciones e incidir en las políticas de sus respectivos países.

Para Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir, entidad organizadora del WCF, “el objetivo del Foro Parlamentario, que se ha cumplido con creces, es construir una red global para promover la familia natural, los derechos fundamentales, en especial el derecho a la vida que busque aborto cero y la dignidad de la persona”.

“Desde hoy --ha asegurado Arsuaga--, la cultura de la muerte y los lobbies diseñados para destruir la familia y hacer reingeniería social tendrán que luchar contra un muro de contención, una verdadera estrategia que no va a consentir ni una agresión más a los derechos de los no nacidos, al desarrollo de la familia natural, a la protección de la dignidad humana, a la defensa de la libertad religiosa, de educación y de conciencia. La movilización global de políticas a favor de la familia se ha puesto en marcha y es imparable”.

Declaración de los parlamentarios

La declaración suscrita por los parlamentarios y representantes de la sociedad civil presentes en el foro, además del párrafo inicial citado, añade:

“También recordamos que otros pasajes de la Declaración Universal afirman el derecho a la vida (artículo 3), el derecho de los hombres y mujeres a casarse y formar una familia (artículo 16), el derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión (artículo 18), y el derecho de los padres a educar a sus hijos (artículo 26).

Además reconocemos que el Convenio Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Convenio Internacional de Derechos Civiles y Políticos refuerzan estos principios de la Declaración Universal de Derechos Humanos y les otorgamos el carácter de acto jurídico vinculante internacional.

Sobre estas bases, definimos a la familia natural como la unión de un hombre y una mujer por medio del matrimonio para compartir amor y gozo, procrear hijos, proporcionarles una educación moral, forjar una economía doméstica vital, ofrecer seguridad en momentos de dificultad y unir generaciones. En particular, desarrollaremos políticas generales que descansen en los siguientes principios:

-La sexualidad existe con la finalidad de expresar amor entre marido y mujer y para la procreación de los hijos dentro de la alianza del matrimonio.
-Un buen gobierno protege y apoya a la familia natural y no asume los papeles vitales que juega en la sociedad.
-Los padres poseen la autoridad principal y la responsabilidad para dirigir la formación y educación de sus hijos.
-Las familias grandes creadas por el matrimonio serán bienvenidas como un regalo especial para sus comunidades.

De esta manera, lucharemos por formar una Cultura de Vida que asegurará el futuro de sociedades humanas saludables”.