Profanación de iglesias: “Si hay que gritar, gritaremos”, advierte un obispo francés

Deplora que se responda con más dureza ante ataques a mezquitas y sinagogas

| 2438 hits

EVRY, jueves 25 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- Tras la profanación de la iglesia de Morangis, en el departamento francés de Essonne, el obispo de Evry-Corbeil-Essonnes, monseñor Michel Dubost, ha denunciado la “ineptitud” de los “poderes públicos”.

En un comunicado publicado el 19 de febrero en la web de la diócesis, Monseñor Dubost denunció este “acto de vandalismo” en el que el “Santísimo Sacramento fue profanado”.

Mientras que “los poderes públicos, los políticos, la prensa y la opinión pública se rebelan cuando una mezquita o una sinagoga es atacada”, el obispo de Evry deploró el “silencio sobre las iglesias”.

Por otra parte, tras una serie de robos y de profanaciones, el prelado propuso la idea de crear una comisión “de asaltos” para visitar las iglesias, estudiar las disposiciones a tomar en cada una de ellas para aumentar la seguridad contra los robos, hacer inventario de lo que pueda ser sustraído y fotografiarlo.

En este sentido, explicó que “se le ha informado de que jurídicamente no tiene derecho” y que la respuesta “sería crear una comisión oficial”.

Mientras tanto, “los abusos continúan”, afirmó el obispo francés, y denunció con contundencia que “los poderes públicos son, pues, responsables por su ineptitud”.

“Personalmente, no llego a habituarme a las profanaciones -añadió-. Si hay que gritar, gritaremos; después de todo, nosotros también somos ciudadanos”.