Prohibidas guías turísticas en la Basílica india de Goa, que custodia a San Francisco Javier

Para dar prioridad al clima de oración

| 1103 hits

GOA, jueves, 20 julio 2006 (ZENIT.org).- Ya no se permiten grupos con guías turísticas en el interior de la Basílica del Buen Jesús en Goa, la India, donde descansan los restos de San Francisco Javier, patrono de las misiones.



La prohibición de tales visitas guiadas viene de la administración de la Basílica, obra maestra del siglo XV, según se ha hecho eco la semana pasada la agencia del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras «AsiaNews».

Se pensaba en esta decisión desde hace tiempo por diversos motivos: «Los guías gritan y muchos fieles han venido a decirme que uno de nuestros lugares más venerados se parece ya a un bazar. Algunos preguntan: “¿Pero es ésta la casa de Dios?”», explica el padre Savio Barreto, rector de la Basílica.

«He tenido que intervenir muchas veces para suavizar discusiones entre los guías y los devotos que quieren orar en silencio. Estas restricciones deberían haberse impuesto hace mucho tiempo», reconoce.

En cualquier caso los guías podrán «desarrollar su trabajo en la entrada, pero esperamos que respeten la santidad del templo», apunta.

La prohibición «ha sido bien aceptada por la población», expresó por su parte a la agencia del PIME el padre Loila Pereira, portavoz del arzobispado de Goa y Damão.

«Entre otras cosas, los guías hablaban en distintos dialectos indios y esto hacía imposible controlar la veracidad de sus afirmaciones y entender su preparación histórica y religiosa», añade.

«Por nuestra parte --prosigue-- hemos preparado hace mucho tiempo un programa de audio-video llamado “Peregrinación del Corazón”, de hora y media, que muestra la vida de Cristo, de San Francisco Javier y del obispo Joseph Vaz» [beatificado en 1995, fundó en 1706 la primera “Sociedad de Vida Apostólica” indígena en Asia, acontecimiento del que este año se celebra el 300º aniversario. Ndr].

Este programa «se muestra cotidianamente, durante todo el día, en la casa parroquial y es muy apreciado por los visitantes, indios y extranjeros», confirma.

Para el portavoz del arzobispado de Goa, «la decisión de excluir los guías es muy importante, también porque este año celebramos el 500º aniversario del nacimiento» de San Francisco Javier, «conocido como el “apóstol de Asia”», y es «esencial que la santidad de los lugares más próximos a él se recupere y que en la casa de Dios prevalezca sobre todo una atmósfera de respeto».

Goa, capital del Imperio portugués en la Indias orientales, fue en 1542 el lugar de llegada de San Francisco Javier (1506-1552) y el punto de partida de su gran labor de evangelización en el país y en extremo Oriente.

En la Basílica del Buen Jesús --donde está la tumba del santo misionero español--, en la parte antigua de Goa, se exponen --en ocasiones señaladas-- a la veneración los restos del jesuita, un acontecimiento que puede reunir algunos millones de devotos.