'Protege tu corazón': un proyecto completo para la educación sexual de los hijos

Entrevista a los fundadores y directores del proyecto que se realiza en 15 países

Brasilia, (Zenit.org) Thácio Siqueira | 2942 hits

¿Qué es mejor: esperar que el gobierno eduque a los propios hijos en la sexualidad o ser protagonistas de esta formación? 'Protege tu corazón' da una respuesta: es un proyecto que ha nacido de la necesidad de explicar la sexualidad a los niños, adolescentes y jóvenes, plantearla de forma atractiva, con sentido positivo y no como un problema, abarcando toda la persona y no exclusivamente su aparato reproductor.

Lo explicaron el ingeniero Juan Francisco Vélez, junto con su esposa María Luisa Estrada, fundadores de 'Protege tu corazón',  obra que hoy ya está en 15 países, en esta entrevista a ZENIT que les proponemos a nuestros lectores

                                                          ***

¿Cómo ha nacido el proyecto “Protege tu corazón” y de qué se trata?

--María Luisa: El proyecto ha nacido ante la necesidad de dar razones a los niños, adolescentes y jóvenes... Explicarles por qué es muy importante integrar la sexualidad en la formación.

El proyecto nació a raíz de dos motivaciones. La primera, nuestros hijos mayores empezaban su adolescencia, como los hijos de otras personas cercanas a nosotros. La segunda, una ley aprobada en Colombia a mediados del año 1992, que hacía obligatoria la educación sexual en todas las instituciones educativas, basada en el planteamiento del “sexo seguro”.

¿Cuál era la preocupación que tenían?

--María Luisa: Nos preocupaba que la sexualidad se redujera a una lista de enfermedades o porcentajes sobre embarazos. Que el remedio se enfocara exclusivamente en lo biológico, dejando de lado su estrecha relación con otros elementos de la personalidad como lo social,  intelectual y afectivo. Evitar un embarazo o librarse de un contagio no asegura que el beneficiado se haga sociable, empático, amigo, maneje bien sus emociones, en pocas palabras, que tenga bien equipado su corazón para el amor… Vimos con claridad que la sexualidad tenía que educarse y decidimos convertir esa visión en oportunidad. Nos propusimos plantearla de forma atractiva, con sentido positivo y no como un problema, abarcando toda la persona y no exclusivamente su aparato reproductor.

¿Por qué este nombre: 'protege tu corazón'?

--Juan Francisco: El corazón es el centro de la dimensión emocional o de la afectividad de una persona, como las 5 dimensiones (física, social, emocional, racional, trascendente)y forma parte sustancial de todas ellas, o sea de la persona completa. Lo que se guarda en el corazón se manifiesta en lo que hacemos, en las demás dimensiones. Como el corazón es la fuente de donde brotan las motivaciones, los ideales, los grandes ideales..., si se deja contaminar el corazón, se contamina toda la persona. Y por tanto la sexualidad, que tiene que ver con todo lo que somos como hombres o mujeres.

En el tema de las relaciones sexuales el “sexo seguro” alerta a los adolescentes sobre las posibles consecuencias físicas pero nada acerca de los efectos emocionales, sociales, o racionales. El arrepentimiento, el sentirse usado, el temor a comprometerse, los celos, el aislamiento, el vacío, la incapacidad de construir relaciones positivas, etc., son consecuencias que hieren profundamente el corazón.

¿Cómo les ayudan a proteger el corazón?

--María Luisa: Se les explica el “know how” de habilidades que son muy útiles para su vida: integrar las dimensiones de la persona, manejar adecuadamente emociones particularmente difíciles, construir autoestima, tomar decisiones acertadas, no ser ni pasivo y agresivo en la comunicación, defender valores y metas aprendiendo a resistir ante las presiones negativas, desarrollar un filtro interior en el uso de la tecnología, lograr el autocontrol optimista de las emociones sexuales por amor.

Estas habilidades se proponen en un momento preciso de cada sesión, justo después de que los alumnos hayan descubierto por sí mismos la carencia típica. La propuesta les llega como anillo al dedo, porque al hacerse más conscientes de esa carencia, desean superarla con entusiasmo. Su corazón ya está abierto para ser protegido o descontaminado.

Una idea que les transmitimos a los adolescentes es que aunque se llegara a inventar un preservativo ciento por ciento seguro contra enfermedades y embarazos, que actualmente no existe…, nunca se podrá fabricar un preservativo que proteja el corazón de las huellas del sexo casual, sin compromiso. ¡Lo único seguro es un buen carácter!

¿Por qué dar razones es tan importante?

María Luisa: La educación es parte indispensable del proceso de realización de una persona y debe tener en cuenta estos cuatro elementos:

Exigir: tener en la mira un objetivo apoyado en valores y normas.
Informar: dar razones que lleven a comprender el objetivo.
Animar: hacer que el objetivo sea deseable, para lo cual es necesario motivar, o corregir o elogiar según el caso.
Dar ejemplo: ir adelante mostrando el camino.

La educación de la sexualidad debe incluir todos estos aspectos y no solo el de dar razones. Padres y profesores deben aprender a “vender” ideales como algo atrayente, a “romperse la cabeza” para argumentar por qué una conducta es más humana y por tanto buena y mejor que otra. A fomentar el deseo de que hijos y alumnos sean mejores y esforzarse ellos mismos por ser mejores -con las limitaciones propias de seres humanos- para encarnar un modelo que ilusione imitarlo.

Lamentablemente el contexto no ayuda mucho en este último aspecto porque la cultura contemporánea, con los medios de comunicación y las leyes que la configuran, van en contraposición a muchos ideales. Esto hace necesaria otra cualidad en los educadores: la de conocer bien el entorno y enseñar a “filtrar” sus mensajes con realismo.

Mucha gente padece hoy una especie de “síndrome sentimental”: si esto me gusta, debe ser bueno; si esto me atrae, entonces vale la pena; si aquello no es emocionante, hay que descartarlo... A los sentimientos, que son muy buenos y necesarios, les resulta difícil captar las realidades de la vida con nitidez. Confiar únicamente en ellos es arriesgado porque son limitados para guiarnos en el camino de la vida. La inteligencia en cambio, posee mayor capacidad para captar con lucidez si algo es bueno, o vale la pena, o se debe descartar... En cada sesión de Protege tu Corazón' se invita a pensar para generar descubrimientos sobre la propia realidad y reunir elementos de juicio que conduzcan a decisiones óptimas. De este modo contribuimos a aliviar ese penoso “síndrome” contemporáneo.

¿Para los jóvenes entender es suficiente para formarse?

--María Luisa: Las ideas claras son el punto de partida. La información oportuna, veraz y exacta contribuye a captar el sentido que tiene la sexualidad humana: la vida y el amor.

Transmitir la vida no solo exige la fusión de unas células, reclama atención esmerada, cuidados continuos, renuncia, fortaleza, generosidad, para que el nuevo ser se haga capaz con el tiempo, de responder por sí mismo a su propio destino.

Sin embargo, entender las cosas es solo una parte de la formación. Creer que informar es formar, sería platónico.

La formación se logra con acciones repetidas una y otra vez que se van convirtiendo paulatinamente en buenos hábitos, sinónimo de virtudes, es decir, de buen carácter: integridad, respeto, responsabilidad, autocontrol, optimismo, fortaleza, moderación, austeridad, alegría, prudencia, coherencia y amor. Este es el objetivo de 'Protege tú Corazón'.

El programa incluye a padres y profesores para que acompañen a hijos y alumnos en esa tarea. Conectando, guiando e influyendo en ellos pacientemente para inculcarles los rasgos de buen carácter que se propone el programa que ya hemos mencionado.

Por otra parte, el programa está estructurado para implementarse a largo plazo. No se trata de conferencias sueltas, ni pláticas, ni talleres aislados y luego dejarlos solos. Manejamos más de 35 temas adecuados a cada edad, estrechamente relacionados con sus vivencias, impartidos dentro de un plan de continuidad.

Por ejemplo un alumno de 7 años recibe su primera sesión. Durante la primaria, la secundaria y el bachillerato continúa recibiendo dos o tres temas por año hasta completar el plan previsto.

Los temas nunca se repiten. Son diferentes para cada edad. Hay conceptos clave o ideas madre que son el hilo conductor de todo el programa: las cinco dimensiones, la asertividad, la autoestima, el conocimiento propio, el valor de la persona, la sexualidad como elemento clave de la personalidad.

Una chica al terminar su ultimo año de colegio nos dice: “PTC me llegó con los temas que yo necesitaba en cada etapa de mi vida. Muchas gracias”.

¿Con la sola razón es posible vencer la batalla de la protección del propio corazón?

--Juan Francisco: El uso de las tecnologías, el cine, la televisión y la música contribuyen a la contaminación del corazón. Les planteamos cuidar todo lo que ven y lo que oyen porque lo que entra a la mente se queda tatuado y va moldeando su comportamiento. Del corazón salen las palabras, los deseos, las acciones. De este modo los invitamos a desarrollar un “filtro interior” para proteger su corazón.

Cada sesión la consideramos como si fuera la única oportunidad para generar actitudes de cambio. Su desarrollo está minuciosamente planeado de tal manera que el aprendizaje llegue a través de varios canales intelectuales y sensoriales: pensar, oír, escribir, ver, así como oir, leer, hacer, moverse, discutir, descubrir…, con el fin de optimizar la retención y también la diversión. Competimos con la fascinación de las pantallas al alcance de cualquier alumno y no podemos estar en desventaja para poder influirles.

Con estos recursos pedagógicos, aspiramos a que el alumno salga de nuestras sesiones con un alto nivel de disposición de “echarle ganas” al rasgo de buen carácter que le proponemos. Fuera del aula, lo que les toca es pasar voluntariamente a la acción en su vida cotidiana. Buscamos que los adolescentes tengan el placer de conocerse y valorarse, de experimentar la alegría de sentirse ubicados en la vida, el gozo interior de pensar y descubrir su misión, de ser capaces de diseñar un proyecto de vida, de vivir un noviazgo sincero y afrontar la aventura del amor verdadero con mentalidad de victoria.

Si Ud. está interesado en el proyecto puede pedir más información a la mail: info@protegetucorazon.com