"Proteger a los niños en cualquier contexto social

Intervención del observador vaticano en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

| 1371 hits

Por Anne Kurian

ROMA, viernes 16 marzo 2012 (ZENIT.org).- El fenómeno de los abusos sexuales de los que son víctimas los niños debe ser combatido eficazmente en cualquier sociedad. Esta es la exhortación del arzobispo Silvano M. Tomasi, observador permanente de la Santa Sede ante Naciones Unidas en Ginebra.

El prelado se expresó así el pasado 9 de marzo en el marco de la 19 sesión del Consejo de Derechos Humanos, durante un debate sobre la violencia hacia los niños.

Monseñor Tomasi pidió afrontar la plaga de los abusos sexuales en toda la sociedad, reconociendo el fenómeno “honestamente” y previniéndolo “efectivamente”, para proteger “la seguridad y la salud física y emocional” de los niños que “son el futuro de la sociedad”.

El prelado expresó la “profunda preocupación” de la Santa Sede por los niños, cuyo bienestar “físico, emocional y espiritual” es “gravemente herido” cuando sufren tales violencias.

Monseñor Tomasi deploró que “300.000 niños estén implicados en más de treinta conflictos en el mundo”. Son reclutados –denunció el representante diplomático vaticano- “brutalmente” como “combatientes, mensajeros, cocineros, guardias y para relaciones sexuales forzadas”. Y “115 millones de los 215 millones de niños trabajadores en el mundo son utilizados en trabajos peligrosos”.

Entre todos estos flagelos, la “violencia sexual” es particularmente “preocupante” y exige una atención extra por parte de todos: “Todos los miembros de la familia humana deben compartir la responsabilidad de proteger a nuestros niños”, ayudándoles a disfrutar de su “dignidad humana” y acompañándoles de modo “atento y sano” en su camino de maduración, pidió el arzobispo.

En este sentido, la Delegación de la Santa Sede se ha declarado “extremadamente consciente” de acciones “muy deplorables” perpetradas por ministros religiosos que han “traicionado los valores mismos que predican”, cometiendo “actos aberrantes” sobre niños.

El observador de la Santa Sede aseguró que la Iglesia católica está trabajando activamente para prevenir tales abusos en ambientes religiosos, en particular a través de la creación de un banco de datos en internet “para la protección del niño”, con el objetivo de ayudar a las instituciones relacionadas con la Iglesia católica.

Citó también a Benedicto XVI, augurando que “los esfuerzos conscientes de la Iglesia para afrontar esta realidad ayuden a toda la comunidad a reconocer las causas, el verdadero alcance y las consecuencias devastadoras del abuso sexual y a responder con eficacia a esta plaga” (Discurso a los obispos católicos de Estados Unidos, 26 noviembre 2011).

Sin embargo, dijo Tomasi, no hay que hacerse ilusiones pensando en que el fenómeno del abuso sexual a menores se limite “sólo a las instituciones”. Se ha infiltrado “insidiosamente” en “todos los elementos de la sociedad”, por ejemplo “el vecindario, el círculo social inmediato del niño, la escuela, el lugar de trabajo, los centros de detención”, incluso “el interior de la familia”.

Además de estos riesgos “tradicionales”, añadió el prelado, hay que tomar en consideración a las “nuevas tecnologías”. A menudo “bombardean” a los niños con imágenes e informaciones “nocivas y espantosas”. O albergan foros “manipulados”, en los que participan los niños “ingenuamente”, convirtiéndose en “presa” de personas que tienen motivos “egoístas y deletéreos”.