Protesta del episcopado polaco por la investigación, con fondos de la UE, que suprime vidas

Los obispos de Polonia recuerdan el prometedor campo de las células madre adultas

| 1663 hits

POZNAN, jueves, 13 julio 2006 (ZENIT.org).- El episcopado de Polonia ha hecho saber su firme oposición a la financiación, decidida por el Europarlamento, de la investigación en células madre embrionarias (Zenit, 15 junio 2006).



Los obispos católicos del país miembro de la UE expresaron esta disconformidad al término de su 336ª Asamblea Plenaria, celebrada en Poznan del 23 al 25 de junio.

En su declaración se muestran favorables al desarrollo de la Ciencia en la UE y a que se aumenten los fondos con tal objetivo, y muestran su apoyo por el «derecho de la libertad de investigación, el derecho de todo hombre a la salud y a los tratamientos y el deber de ayudar a los enfermos».

Pero la decisión del Europarlamento suscita en los obispos de Polonia «reservas muy serias de naturaleza ética, dado que las investigaciones en células madre embrionales, emprendidas por la solicitud por la salud y la vida de unos, se realizan al precio de la destrucción de otros seres humanos».

«Estas investigaciones no nos permiten callar y por eso protestamos con firmeza contra la financiación por parte de la Unión Europea de los experimentos que implican la destrucción de los embriones humanos», subrayan.

Y es que «la investigación en células madre se hace a precio de los embriones humanos que desde el primer instante de su existencia, esto es, desde el momento de la concepción, tienen derecho a un respeto incondicionado, debido moralmente al ser humano», alertan.

Recuerdan que en la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, su primer artículo recoge la inviolabilidad de la dignidad de la persona humana.

«Tal dignidad corresponde al hombre desde el momento de su concepción hasta la muerte natural», recalcan los obispos de Polonia, insistiendo en que «tratar al embrión humano como objeto sobre el que se realizan experimentos, por lo tanto la instrumentalización del mismo, es una radical violación de tal dignidad».

Pero hay más, según manifiestan: «La decisión del Parlamento Europeo suscita también serias dudas en consideración de la falta del respeto del principio de subsidiariedad, fundamental para la Unión Europea»; la UE «habría financiado una investigación en oposición al sistema jurídico en vigor en muchos países miembros, entre estos también Polonia».

Más bien la UE «debería concentrar sus iniciativas en muchos otros prometedores campos de investigación, relativos también a células madre» pero procedentes «de sujetos adultos», apuntan.

Los prelados polacos invitan al Parlamento Europeo a revisar su decisión al respecto, porque una opción como la elegida «no promueve el respeto de la dignidad de la persona humana ni el bien común».

«Esta decisión errónea» «no tiene en consideración el valor fundamental de la vida del hombre, mina la confianza hacia la Unión Europea y hacia sus procedimientos de decisión», concluyen.