Proyectan este jueves en Madrid el film 'Un Dios Prohibido'

Recaudación para auxiliar a los católicos de la República Centroafricana. Organiza 'Ayuda a la Iglesia Necesitada'

Roma, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1141 hits

Ayuda a la Iglesia Necesitada ha organizado el jueves 20 de junio, la proyección de la película “Un Dios prohibido” y la recaudación irá destinada en su totalidad a la Campaña urgente que Ayuda a la Iglesia Necesitada ha puesto en marcha para sostener a los católicos en la República Centroafricana. La película narra el martirio de 51 seminaristas y sacerdotes claretianos en Barbastro en agosto de 1936. La proyección tendrá lugar en el cine Palafox de Madrid. (C/ Luchana, 15) a las 19 horas y a la presentación del pase acudirá el padre claretiano Julián Sáinz.

La película cuenta cómo en el verano de inicio de la Guerra Civil española, 51 miembros de la Comunidad Claretiana de Barbastro (Huesca) fueron martirizados y asesinados por su fe. El largometraje narra las últimas semanas de su vida, desde que son detenidos hasta que finalmente son fusilados. Durante este tiempo, realizan diversos escritos donde hablan de lo vivido en esos días pero, sobre todo, dejaron un testimonio de amor a Jesucristo y de perdón a todos sus verdugos.

"Un Dios prohibido" fue preestrenada en Roma (leer noticia aquí) el 22 de mayo. En esa ocasión el director Pablo Moreno y el actor Jacobo Muñoz presentaron esta historia de amor y perdón. Es una producción de Contra Corriente producciones, una empresa joven de Ciudad Rodrigo (Salamanca) que nace con vocación social elaborando productos ricos en valores humanos.

 El director, Pablo Moreno, ha asegurado que lo interesante de esta historia “no es saber por qué sucedieron los hechos, sino por qué murieron”. Es decir, no hay en la película una sola concesión al revanchismo ideológico. Sólo un testimonio de fe sobre el martirio.

 Los mártires de Barbastro fueron beatificados por el papa Juan Pablo II el 25 de Octubre de 1992. Su historia, muy cercana y algo desconocida, es una gran ayuda para este Año de la Fe, ya que la película pretende mostrar la entrega total de estos mártires desde la fidelidad a Cristo, no desde el simple heroísmo humano, insuficiente para explicar los dramáticos hechos ocurridos.

Entre los emocionantes testimonios que dejaron por escrito los mártires se puede leer el de Tomás Capdevila Miró, seminarista, 23 años : “Barbastro, 12 agosto 1936. Así como Jesucristo en lo alto de la cruz expiró perdonando a sus enemigos, así muero yo mártir perdonándolos de todo corazón y prometiendo rogar de un modo particular por ellos y por sus familias. Adiós”.

También el de Ramón Illa, seminarista, 22 años: “No tenemos miedo, más bien sentimos hambre y grandes deseos de sufrir y ser mártires”. Así mismo dice Faustino Pérez, seminarista, 25 años: “Si hablamos es para animarnos a morir como mártires; si rezamos, es para perdonar a nuestros enemigos.” E igualmente Eduardo Ripoll, seminarista, 24 años: “¡Señor! Perdono de todo mi corazón a todos mis enemigos, y os pido que mi sangre, que sólo por vuestro amor he derramado, lave tantos pecados como se han cometido en este Barbastro mártir. ¡Viva Cristo Rey y el Corazón de María!”