Publicado el programa del Encuentro de Jóvenes de Taizé en Ginebra

Se esperan miles de muchachos de varias confesiones cristianas a final de año

| 2028 hits

TAIZÉ, jueves, 6 diciembre 2007 (ZENIT.org).- La ciudad suiza de Ginebra acogerá a decenas de miles de jóvenes del 28 de diciembre al 1 de enero con motivo del Encuentro Europeo de Taizé (www.taize.fr), una cita ecuménica para jóvenes de todo el Viejo Continente.

En la página web en decenas de lenguas de la comunidad de Taizé ya se puede ver el programa con los detalles para las inscripciones y la acogida.

Familias, parroquias, grupos y movimientos se están preparando para recibir a los jóvenes en la ciudad del lago Léman. El programa prevé momentos de oración, de canto, silencio, encuentros, ocasiones de testimonio al estilo de la comunidad ecuménica de Taizé fundada en Francia en 1940 por el Hermano Roger.

La Comunidad de Taizé prepara este encuentro europeo para «redescubrir la Iglesia como fermento de reconciliación en la familia humana» y para «preparar un porvenir de paz más allá de los muros que nos separan».

Los encuentros de Taizé pretenden ayudar a los jóvenes a «ser portadores de esperanza allí donde viven».

El programa se abre el día 28 de diciembre con la llegada en distintos centros de acogida. Por la noche se cenará en Palexpo con una primera oración al atardecer, y después los muchachos regresarán con las familias que durante estos días abren sus hogares para compartir su vida con ellos.

Los otros días empezarán con una oración común por la mañana. Seguirán encuentros en pequeños grupos y con personas comprometidas en la vida de la parroquia o del barrio. Por las tardes están previstos talleres y encuentros nacionales.

El día 31 la oración por la paz será seguida de una «Fiesta de naciones» y el martes 1 de enero terminará el encuentro con un llamado a seguir siendo «semillas de paz y confianza en los propios lugares».

Taizé organiza estos encuentros todos los años en una ciudad distinta. El acontecimiento une a personas que habitualmente han pasado por Taizé, en la Borgoña francesa, donde la comunidad está formada por un centenar de hermanos, católicos y de diversos orígenes evangélicos, de más de veinticinco nacionalidades, además de voluntarios de todo el mundo que pasan temporadas en este lugar que propicia la promoción de la unidad entre los cristianos.

Ginebra es la sede de varios organismos comprometidos en el diálogo ecuménico. Quienes trabajan en el Consejo Mundial de las Iglesias y en las demás organizaciones que tienen su sede en el Centro Ecuménico de Ginebra, como la federación Luterana Mundial, la Alianza Reformada Mundial, o la Conferencias de las Iglesias Europeas, comienzan su semana de trabajo con una oración los lunes por la mañana a las 8:30 para preparar este encuentro a final de diciembre.

Por Miriam Díez i Bosch