¿Puede votar un católico por un político abortista?

Responde el cardenal Alfonso López Trujillo

| 571 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 3 oct (ZENIT.org).- Un político no puede separar su compromiso social de su vida moral y, quien se dice «católico» debería ser coherente con lo que cree en su vida pública y privada. Lo afirmó hoy el cardenal Alfonso López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, al presentar a la prensa en el Vaticano el Jubileo de las Familias, que tendrá lugar entre el 14 y el 15 de octubre.



«¿Qué mensaje quiere lanzar a los políticos este jubileo?», preguntaron los periodistas. El cardenal respondió con otra pregunta: «Pero, ¿qué es un político». Y añadió: «¿Cómo puede separar un político su vocación social, profesional, de una sana antropología, de una visión que responda a las aspiraciones más profundas del mundo? Un político, decía Aristóteles, es un arquitecto de la sociedad. No se puede mirar a la acción de un personaje público, sobre todo en materia del derecho de la familia, sin preguntarse cuál es el bien que persigue, cómo son los hijos o hijas, los padres de familia que quiere construir en el futuro».

«Y si un político quiere definirse católico --añadió-- debe examinarse a sí mismo y la coherencia que persigue en su propia vida familiar».

Otro periodista preguntó al cardenal si los católicos pueden votar a un candidato político favorable al aborto. El cardenal Alfonso López Trujillo respondió pidiendo coherencia a los creyentes comprometidos en la vida pública con respecto a los principios del magisterio de la Iglesia en materia de aborto, eutanasia, anticoncepción y fecundación artificial.

Recordando que Juan Pablo II ya ha tocado este tema en varios documentos, el cardenal colombiano aclaró: «sin respeto por la vida todo se derrumba. Los políticos tienen que tener en su propio corazón y en su propia mente la defensa del derecho a la vida para ofrecerla a la comunidad. Sin esta defensa, el político, en vez de contribuir con la construcción de la sociedad, la destruye».

Por eso, el purpurado exigió también «un mínimo de coherencia a los católicos que deben ver qué es lo que proponen los políticos en los programas».