Puerto Rico: Líderes religiosos se pronuncian en relación a las adopciones de parejas del mismo sexo

El Arzobispo de San Juan entre los firmantes opuestos a la medida

San Juan, (Zenit.org) Redacción | 823 hits


El lunes 22 de abril, el arzobispo de San Juan, monseñor Roberto González Nieves, junto al obispo de Caguas, monseñor Rubén González y siete líderes de iglesias pentecostales, presentaron en conferencia de prensa una Carta Abierta al Pueblo de Puerto Rico sobre la Adopción. 

Según informa la oficina de prensa del Arzobispado de Puerto Rico, al momento presente, en Puerto Rico se debate el asunto de adopción por parte de parejas del mismo sexo debido a un caso judicial resuelto por el Tribunal Supremo de Puerto Rico en el que se determinó que una pareja del mismo sexo no puede adoptar según nuestro estado actual de derecho. Ante esa decisión se ha debatido el asunto sobre si en Puerto Rico debe permitírseles o no a parejas del mismo sexo a adoptar.

En esta Carta Abierta --continúa el texto institucional--, se expresan sobre el mejor bienestar del menor que es crecer y formarse junto a un padre y una madre, que la adopción no es para vindicar derechos de parejas del mismo sexo, sino para vindicar los derechos del menor.

En cuanto a las alegaciones que se hacen de que negar que la adopción a parejas del mismo es un discrimen, estos argumentaron que: “Plantear la cuestión de la adopción como un 'problema de discriminación' de las parejas homosexuales supone, incluso de modo inconsciente, hacer pasar, por encima del mejor interés del menor. La verdadera finalidad de la adopción es proveerle al menor una familia lo más parecida a su familia  biológica, es decir, ser amado por un padre y una madre, disfrutar del don de la paternidad y la maternidad”.

También en la carta abierta se pide perdón por “cualquier incidente, suceso, o acción que pudieran haber lastimado la dignidad e integridad humana de estos hermanos y hermanas. No hay pretexto que pueda justificar agresión alguna a la dignidad e integridad de la persona”. Reconocieron que es “necesario e ineludible educar a nuestros niños y niñas en los valores y principios que sostienen, nutren e iluminan nuestra existencia y relaciones humanas. El educar, promover y defender nuestros valores y principios no implica, en lo absoluto, atentar contra aquellos y aquellas que creen y piensan diferente”.

Exhortaron asimismo a todos los puertorriqueños y puertorriqueñas, a reflexionar y dialogar sobre este asunto en cada hogar. Debatir este asunto siempre dentro del marco del respeto, la tolerancia, la compasión, la misericordia y sobre todo el amor. A los funcionarios electos a defender y fortalecer a la familia y al matrimonio.

"El pueblo no ha dado el voto para crear nuevos tipos de matrimonios, ni de equiparar otras instituciones al matrimonio ni crear nuevas formas de familia. Al gobierno, que al tomar una decisión tan importante como la de abogar por la adopción de parejas del mismo sexo, es necesario tener en cuenta que la inmensa mayoría de los puertorriqueños y puertorriqueñas, tal vez muy silentes, defendemos al matrimonio como una institución formada por la unión de un hombre y una mujer, a la familia fundamentada sobre el matrimonio hombre-mujer y que siendo así, no hay otro mejor entorno familiar para la adopción que la familia natural.

Se puede leer el texto de la Carta en: http://www.zenit.org/article-45510?l=spanish.