¿Qué hay detrás del éxito de la campaña “Católicos, regresen a casa”?

Una entrevista con su fundador, Tom Peterson

| 4185 hits

ROMA, jueves 6 de mayo de 2010 (ZENIT.org).- Gracias a la campaña Catholics come home,  (Católicos, regresen a casa), fundada por el estadounidense Tom Peterson, más de 200.000 mil personas en Estados Unidos, entre ateos, ex católicos y católicos no practicantes, han decidido regresar al seno de la Iglesia para vivir y testimoniar la fe católica.

Por medio de publicidad en diferentes canales de televisión en Estados Unidos y de la página web http://www.catholicscomehome.org/ también con versión en español, http://www.catolicosregresen.org decenas de miles de personas han podido encontrarse con un mensaje que invita a descubrir la esencia del catolicismo, su alcance a lo largo de la historia, así como con la alegría que representa para millones de fieles alrededor del mundo vivir la fe católica.

Tom Peterson participó la semana pasada en el VII Seminario profesional para los gabinetes de comunicación de la Iglesia, que se realizó en la Universidad Santa Croce en Roma, donde habló sobre esta campaña en Estados Unidos.

La historia de esta iniciativa

En diálogo con ZENIT, Peterson contó que todo comenzó hace 13 años fue a un retiro espiritual que cambió su vida. Aunque se decía católico practicante, confiesa que tenía otras prioridades antes que la vivencia de la fe. Como resolución en este retiro, quiso frecuentar más los sacramentos, asistir diariamente a misa y acercarse más a las Sagradas Escrituras.

Luego, dice que tuvo dos sueños: uno con un bebé que estaba siendo asfixiado con una almohada y otro con la promoción de anuncios para la evangelización católica “Ambos sueños pueden hacerse ahora realidad: medios virtuales y nuestro apostolado pro vida”, cuenta Peterson.

En 1997 recibió una llamada de la diócesis de Phoenix (Arizona): “me dijeron: – El Santo Padre Juan Pablo II, para la nueva evangelización, quisiera invitar a católicos inactivos a regresar a la Iglesia por el Jubileo. ¿Nos podrías ayudar? – ”, cuenta Peterson.

A esta llamada respondió prontamente. Entendió que se trataba de su sueño hecho realidad y de la llamada que recibió en el retiro: “usar los talentos que Dios me dio, no para mi propio beneficio sino para la Iglesia”. Así comenzó Catholics come home.

Empezaron a lanzar al aire los primeros anuncios publicitarios, y una semana y media después, 3.000 personas volvieron a la Iglesia. Así, Peterson se dio cuenta que debería dedicar más horas a esta campaña: “lo creamos como un apostolado laico de tiempo completo, dando cumplimiento al Magisterio de la Iglesia”, dijo a ZENIT.

Buscaron asesores de todos los tipos: "muchos clérigos, expertos en negocios, teólogos laicos, conocidos autores católicos, conferencistas que nos aconsejaron y nos ayudaron a estar seguros de que nuestra publicidad tenía que enseñar algo”, puntualizó Peterson.

Diseñaron así anuncios publicitarios de tres tipos, donde promovían la fe católica: los llamados Épicos, “que muestran la universalidad de la Iglesia en el mundo”, dice Peterson; avisos tipo películas “que invitan a la gente a profundizar en la relación con Jesús y que hablan acerca de la Divina Misericordia”, y otros tipo testimonios de personas que estaban alejadas y que han regresado a la Iglesia católica.

Una campaña que cambia vidas

Son muchas las historias de personas que se convierten o se acercan a la fe católica y de las que Peterson ha sido testigo. En diálogo con ZENIT compartió la historia de algunos de ellos. El primero es un joven llamado Harrison.

“Se inscribió en una universidad protestante, pero no profundizó mucho en esta fe, cuando visitó nuestra página dijo: – Esto es exactamente lo que buscaba –. Un año después se convirtió al catolicismo, y ahora se ha inscrito en la universidad católica Ave María en Florida”, dijo el fundador de Catholics come home.

Tom Peterson también contó la historia de un hombre llamado Adrian que vive en Colorado: “Nació en una familia católica pero no creció en esta fe. Dejó su credo y se convirtió en ateo”.

“Su mujer y sus hijos también lo eran”, dice Peterson. Cuando Adrián visitó la página web de esta campaña, quiso ver uno de los anuncios Épicos. “Vio la historia, la espiritualidad y los alcances de la Iglesia católica y vio que todo esto tenía sentido”, asegura Tom. Adrián regresó a la Iglesia católica. Su mujer y sus hijos también se hicieron católicos.

Según las estadísticas, cerca de un millón de personas de 80 países diferentes ha entrado a la página de esta campaña. “Normalmente esperamos que visiten estos anuncios publicitarios personas, por ejemplo, de Italia o Irlanda, porque son países católicos, pero que nos vean personas de Qatar – península arábiga – o de otros países tradicionalmente no católicos, esto me parece milagroso”, dice Peterson.

En cuanto a los mensajes de televisión, normalmente se transmiten durante seis semanas en una diócesis determinada, Peterson contó que actualmente tienen en inglés cerca de 25 anuncios diferentes. Las campañas se intensifican en épocas como Adviento, Navidad y Cuaresma.

“Hay muchas discusiones de personas que por ejemplo hablan en los salones de belleza, en los bares, en sus lugares de trabajo, todo el mundo tiene que haber visto más o menos uno de los anuncios de Catholics come home y hablan de ello”, dice Peterson.

Quienes trabajan en esta campaña han realizado estudios con grupos focales sobre el impacto de estos mensajes: Investigan la percepción de la Iglesia antes y después de ver los comerciales. El 76% de los encuestados creen que el mensaje es muy positivo y el 53% aseguran que considerarían regresar a la fe católica luego de ver estos anuncios.

Una campaña que crece cada día

Asesores y técnicos actualizan constantemente la página web. Buscan ser más interactivos e implementar una tecnología cada vez mejor. También adaptar y enriquecer las enseñanzas de esta campaña: “Por ejemplo, temas sobre la infertilidad, enseñanzas sobre la contracepción, el aborto y la vida, matrimonio y familia, anulaciones matrimoniales entre otros temas”, dice Peterson.

También están trabajando en la implementación de la página web en español y de los mensajes en polaco. No sólo traduciendo el material sino adaptándolo a las respectivas culturas.

Así, Peterson está convencido de vivir cada vez más las enseñanzas de Juan Pablo II en la exhortación apostólica post sinodal Christi Fidelis Laici: “Cuando nosotros combinamos el saber y la experiencia con los talentos que Dios nos dio en un mundo secular, con la fe y la oración y dejándonos guiar por el Espíritu Santo, nacen frutos milagrosos como este tipo de apostolado y estos resultados”, concluye Peterson.

Por Andrea Kirk Assaf, traducción del inglés por Carmen Elena Villa