¿Qué pasa desde que eligen al nuevo papa hasta que sale al balcón de la basílica?

El nuevo papa rezará ante el Santísimo antes de salir al balcón a impartir la bendición Urbi et Orbi

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 2722 hits

En el momento en el que uno de los cardenales obtenga los 2/3 de los votos, serán necesarios 77 en esta ocasión, el último en la lista de los cardenales diáconos llama al aula de la elección al secretario del colegio de cardenales y al maestro de ceremonias litúrgicas pontificias. Después el cardenal decano o el primero de los cardenales en la lista de precedencia, en este caso será el cardenal Re, en nombre de todo el colegio de los electores pide el consentimiento del elegido con la siguiente pregunta: ¿Aceptas tu elección canónica para sumo pontífice? Una vez recibido el consentimiento, le preguntará ¿Con qué nombre quieres ser llamado?

Entonces el maestro de las celebraciones litúrgicas pontificias actuando como notario y teniendo como testigo a los dos ceremonieros que serán llamados en ese momento levanta acta de la aceptación del nuevo pontífice y del nombre que ha tomado.

Una vez dicho el nombre con el que se le conocerá, se queman las papeletas con los votos y saldrá la fumata blanca. El nuevo papa se dirigirá al cuarto de las lágrimas, se vestirá por primera vez con las vestiduras papales, y regresará a la Capilla Sixtina. Allí se realizará un pequeña ceremonia con una lectura del Evangelio que hace referencia al ministerio petrino (Mateo 16, 13-19) en el que Jesús confirma a Pedro como primer papa de la Iglesia "Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia". A continuación se realiza un acto de obediencia por parte de los cardenales, y para finalizar el rezo litúrgico del himno de acción de gracias Tedeum.

A continuación el cardenal protodiácono, Jean-Louis Tauran, se traslada a la Logia o balcón central de la basílica de San Pedro para anunciar al pueblo la elección del nuevo papa y qué nombre ha escogido. El papa mientras tanto se dirige, y esto es una novedad, a la Capilla Paulina para rezar delante del Santísimo.

Tras la oración, el papa saldrá al balcón para impartir su primer bendición a la ciudad de Roma y al mundo entero, Urbi et Orbi, y que tendrá indulgencia plenaria.

En la elección de Benedicto XVI pasaron unos 45 minutos desde la fumata hasta que salió el protodiácono a la Logia y 10 minutos más hasta que salió el papa.