Rabino de Israel condena el linchamiento de un palestino

Meir Lau visita en el hospital al obrero musulmán agredido por la multitud

| 690 hits

JERUSALÉN, 6 mar 2001 (ZENIT.org).- Nunca antes había sucedido algo así: el gran rabino de Israel visitó ayer a un obrero palestino herido por una multitud judía enfurecida y condenó durísimamente lo sucedido.



Bassam Nasser, musulmán y palestino, había entrado de manera clandestina el domingo pasado en Netanya, ciudad costera entre Tel Aviv y Haifa. La muchedumbre enfurecida se dio cuenta de su presencia cuando estaba en una plaza frente a la estación de autobuses en la que otro palestino --un terrorista suicida-- había perpetrado un dramático atentado. El balance había sido trágico: tres muertos y unos setenta heridos.

La rabia de la gente se descargó sobre Nasser indefenso. La policía intervino salvándole la vida. Quedó, sin embargo, seriamente herido.

Tras conocer la noticia, el rabino jefe de Israel Meir Lau, con un gesto sumamente significativo, decidió visitar al palestino internado en el hospital Tell Hashomer de Tel Aviv.

Al, final del encuentro con Bassam Nasser, Meir Lau declaró: lo que ha sucedido «no ha sido ni judío, ni humano, ni moral».

El linchamiento había sido condenado también con duras palabras por el jefe del Estado, Moshe Katsav.

Yasser Arafat, líder de la Organización para la Liberación de Palestina, por su parte, en el momento del cierre de esta edición, no había condenado todavía el sangriento atentado del domingo pasado.

Los últimos cinco meses de violencia dejan en Israel y los territorios palestinos un balance de 423 muertos, de ellos 347 son palestinos, 57 israelíes judíos y 19 israelíes no judíos.