Ratzinger: Un ataque unilateral contra Irak ahora no estaría justificado

El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe da su opinión personal

| 697 hits

TRIESTE, 22 septiembre 2002 (ZENIT.org).- En la situación actual no es justificable desde un punto de vista moral un ataque militar unilateral de Estados Unidos contra Irak, considera el cardenal Joseph Ratzinger.



Según el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, quien deja claro que las cuestiones políticas no son de su competencia, «las Naciones Unidas son la instancia que deberían tomar la opción decisiva».

«Es necesario que la decisión la tome la comunidad de los pueblos, no un poder en particular --sigue diciendo en declaraciones publicadas este sábado por el diario Avvenire tras recibir el Premio Liberal Trieste 2002--. Y el hecho de que las Naciones Unidas busquen la manera de evitar la guerra me parece que demuestra con evidencia suficiente que los daños serían más grandes que los valores que se quieren salvar».

El purpurado reconoce que «la ONU puede ser criticada» desde varios puntos de vista, pero aclara: «es el instrumento creado tras la guerra para la coordinación --incluso moral-- de la política».

El cardenal explica también que «el concepto de "guerra preventiva" no aparece en el Catecismo de la Iglesia Católica».

«No se puede decir simplemente que el Catecismo no legitima la guerra --sigue diciendo--, pero es verdad que el Catecismo ha desarrollado una doctrina tal que por una parte no excluye el que se den valores y poblaciones que haya que defender, en algunas circunstancias; por otra parte, propone una doctrina muy precisa sobre los límites de estas posibilidades».

El cardenal Ratzinger invita a las tres religiones que descienden de Abraham a proponer los Diez Mandamientos como elemento disuasorio del terrorismo en esta hora difícil de la historia.

«El Decálogo no es una propiedad privada de los cristianos o de los judíos --concluye el cardenal bávaro--, es una altísima expresión de razón moral que, como tal, se encuentra también con la sabiduría de otras culturas. Referirse de nuevo al Decálogo podría ser esencial justamente para resanar la razón».