Rechazo a la miseria: el Papa anima el compromiso de ATD-Cuarto Mundo

Luchar contra “las múltiples formas de pobreza”

| 1496 hits

ROMA, jueves 21 de octubre de 2010 (ZENIT.org).- Con motivo de la Jornada mundial de Rechazo a la Miseria, celebrada el 17 de octubre, el Papa dirigió un mensaje de aliento al delegado del Movimiento Internacional ATD Cuarto Mundo en Italia y ante la Santa Sede, Jean Tonglet.

En el mensaje, transmitido por el secretario de Estado vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, el Papa dijo “asociarse de corazón a esta celebración” y dirigió “sus ánimos a todas las personas comprometidas en el mundo en la lucha contra las múltiples formas de pobreza”.

Benedicto XVI les invitó a “no desanimarse ante la magnitud de las necesidades y a continuar con generosidad su servicio a las personas y las familias más pobres y más débiles de la sociedad”.

Este año, el Papa mencionó en concreto a “las familias, los jóvenes y los niños de Haití, duramente probados”.

“¡Que a todas las víctimas de la miseria y a los que están a su lado en la búsqueda de un mundo más justo y más fraterno se les asegure encontrar en el amor de Dios una fuerza capaz de transformar el mundo y el corazón de los hombres!”, deseó Benedicto XVI, quien quiso manifestar su “proximidad espiritual”.

Por su parte, monseñor Enrico dal Covolo celebró la misa el 16 de octubre en honor a todas las víctimas de la miseria en San Juan de Letrán, de manera anticipada al 17 de octubre debido a las canonizaciones del día siguiente.

La Jornada mundial de Rechazo a la la Miseria fue adoptada por la ONU a petición del fundador de ADT-Cuarto Mundo, el padre Joseph Wrésinki.

La causa de beatificación de este sacerdote nacido el 12 de febrero de 1917 y fallecido el 14 de febrero de 1988 fue introducida en Roma.

El postulador de la causa, el padre Marc Leclerc, explicó a ZENIT que la investigación diocesana abierta en Soissons el 19 de marzo de 1997 concluyó en 2003.

Las veinte mil páginas del dossier ya se entregaron, debidamente selladas, a la Congregación romana para las Causas de los Santos.

Estaban ordenadas en unos sesenta volúmenes, que fueron examinados por el abogado encargado de este trabajo en este dicasterio.

“Desde entonces, recibimos de la Congregación el decreto de validez y se nombró un relator”, que actualmente es el padre Zdzislaw Kijas, OFM Conv., y así se abrió oficialmente la fase romana del proceso, precisó el padre Leclerc.

El aniversario del fallecimiento del padre Joseph Wresinski se celebró en la iglesia de San Juan de Letrán de Roma el pasado mes de febrero, con una celebración eucarística presidida por el subsecretario del Consejo Pontificio para la Cultura, monseñor Melchor Sánchez de Toca y Alameda.

Durante el Año Santo, el 15 de octubre de 2000, el cardenal Roger Etchegaray inauguró, en nombre de Juan Pablo II, una losa, réplica de la del Tribunal de los Derechos Humanos de Trocadero, en París, en el atrio de la Basílica de Letrán.

Esta “Losa en honor a las víctimas de la miseria” fue sellada en París el 17 de octubre de 1987, con estas palabras: “El 17 de octubre de 1987, defensores de los derechos humanos y de los ciudadanos de todos los países se reunieron en este atrio. Rindieron homenaje a las víctimas del hambre, de la ignorancia y de la violencia. Afirmaron su convicción de que la miseria no es una fatalidad inevitable. Allí donde los hombres son condenados a vivir en la miseria, los derechos humanos son violados. Unirse para hacer que se respeten es un deber sagrado. Padre Joseph Wresinski”.

Y cinco años después, en 1992, las Naciones Unidas reconocieron oficialmente el día 17 de octubre como “Jornada Mundial de Rechazo a la Miseria”.

Uno de los objetivos de la Jornada del Rechazo de la Miseria es dar la palabra a los pobres, escuchar lo que tienen que decir, no sólo en lo que se refiere a la pobreza y la manera de combatirla, sino también sobre la paz, la justicia, el futuro del mundo y las sociedades.

Este martes 19 de octubre, el obispo de Soissons, Laon y Saint-Quentin, monseñor Hervé Giraud inauguró una losa similar en el atrio de la catedral de Soissons.

[Por Anita S. Bourdin, traducción del francés por Patricia Navas]