Recuperación social, fruto previo de la Jornada Mundial de la Juventud

Presos de las cárceles de Brasilia trabajan para la JMJ Río 2013

Brasilia, (Zenit.org) Thácio Siqueira | 1686 hits

Presos de Brasilia colaboran con la Jornada Mundial de la Juventud a celebrarse en Río de Janeiro este verano. Lo explica uno de los propietarios de una sociedad de artículos religiosos.

Paulo Fernando Melo, abogado, católico, vicepresidente de la Asociación Nacional Pro-Vida y Pro-Familia y uno de los socios propietarios de la Jabuti Artículos Religiosos (www.lojajabuti.com.br), en entrevista concedida a ZENIT, explica el el trabajo que están realizando los presos de Brasilia para confeccionar algunos productos oficiales de la Jornada Mundial de la Juventud, que será realizada en julio de este año en Río de Janeiro.

¿Cómo surgió la idea invitar a personas que cumplen sentencias penales para realizar ese trabajo?

--Paulo Fernando Melo: Se trata de poner en práctica una de las verdades contenidas en el evangelio de San Mateo (25:36) “Yo estaba desnudo y me vestisteis; yo estaba enfermo y cuidasteis de mí; yo estaba en la prisión y fuisteis a visitarme’. Una oportunidad importante para ellos puede ser aprender el oficio de artesanía de piezas religiosas. Y podrá serles útil al regresar en la sociedad. Además es una oportunidad para ejercer una profesión digna.

¿Cuántos presos adhirieron a la realización de ese trabajo?

--Paulo Fernando Melo: Inicialmente, con la Fundación de Apoyo al Preso (Funap), capacitamos a cincuenta internos del sistema penitenciario masculino y otros treinta del femenino.

Ellos trabajan seis horas por día, cuatro veces por semana, confeccionando diversos artículos tales como rosarios, pulseras, el cordón oficial de la JMJ, y los llaveros relativos al evento.

¿Qué beneficios obtendrán los presos con ese trabajo?

--Paulo Fernando Melo: La legislación procesal penal prevé que por cada tres días trabajados haya una reducción de un día de la pena, además de una remuneración por cada pieza confeccionada.

Otro beneficio es que los internos no estarán ociosos. Además, el grupo de trabajo de la empresa Jabuti, mientras realizan los trabajos, pone música y organiza meditaciones y oraciones mientras trabajan.

¿Otros empresarios podrían participar de ese proyecto?

--Paulo Fernando Melo: Nuestra intención es extender este programa a otras cárceles, poder aumentar el número de presos en Brasilia que quieran integrarse, estimular a otras empresas para que realicen asociaciones de trabajo con los internos y, despertar el deseo de ayudar en iniciativas de este tipo.

Otra intención es que después de la conclusión de la JMJ , siga la producción de iconos y aprendan a confeccionar sotanas, clergiman, hábitos, velos, y toda la indumentaria de la tradición litúrgica católica.

Contacto: providafamilia@hotmail.com