Reflexión sudafricana en la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

Del 18 al 25 de enero

| 539 hits

ROMA, lunes, 15 enero 2007 (ZENIT.org).- Este año la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos será un llamamiento a romper el silencio, inspirado en las comunidades cristianas de Umlazi, Sudáfrica, una región afectada por la pobreza y el sida.



«Hace oír a los sordos y hablar a los mudos» (Marcos 7, 31-37) es el tema de la Semana de Oración de 2007 por la Unidad de los Cristianos. La Semana, celebrada anualmente, es un tiempo señalado en el que las Iglesias de todo el mundo expresan su aspiración y su voluntad de caminar hacia la unidad de los cristianos.

Preparada conjuntamente desde 1968 por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, de la Iglesia Católica y Fe y Constitución del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), la Semana se celebra tradicionalmente del 18 al 25 de enero.

Los textos que servirán de guía en este año para los dos mil millones de cristianos del planeta se basan en una propuesta presentada por comunidades cristianas de la región sudafricana de Umlazi, cerca de Durban, afectada por problemas como el desempleo y la pobreza, y, sobre todo, por el sida (se calcula que el 50% de la población de Umlazi está contaminado por el virus).

Proponen «dos invitaciones dirigidas a las Iglesias y a los cristianos: por una parte, orar por la unidad de los cristianos y buscarla juntos; por otra parte, unir nuestras fuerzas para responder a los sufrimientos humanos», según explica la introducción.

Al insistir en el segundo elemento, el texto busca romper la resistencia a romper el silencio que se está cobrando muchas vidas humanas, víctimas del sida.

Para las comunidades cristianas Umlazi, la «unidad visible de todos los cristianos» es mucho más que una noción teológica. Las Iglesias pueden ser y son realmente agentes de curación sólo cuando ellas mismas son curadas, cuando son verdaderamente el cuerpo uno de Cristo.

«Las Iglesias divididas no cuentan con la fortaleza necesaria para hacer frente a los sufrimientos que causan la pandemia del vih/sida y otras fuerzas deshumanizantes –indica el CMI--. Sin embargo, los cristianos y las iglesias pueden romper el silencio, hablar con una sola voz, e ir hacia el otro como un solo cuerpo, actuando con compasión y en unidad».

Los materiales para la Semana de oración incluyen una introducción al tema; una propuesta de celebración ecuménica que las Iglesias pueden adaptar a los respectivos contextos culturales, sociales y litúrgicos; reflexiones bíblicas y oraciones para el Octavario; y otras oraciones basadas en la situación ecuménica de Sudáfrica, el país que ha preparado los materiales, así como una reseña de esa situación.

Los materiales para la semana se preparan conjuntamente, se traducen al francés, al alemán, al español y al portugués, y son publicados por el Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos (en representación vaticana) y la Comisión de Fe y Constitución del Consejo Mundial de Iglesias (CMI).

Cada año, un grupo ecuménico local prepara el material original. Laicos, pastores y sacerdotes de Umlazi-Bhekithemba, Sudáfrica, realizaron ese trabajo para 2007, incluyendo una descripción de la situación ecuménica en Sudáfrica.

Estas fechas fueron propuestas en 1908 por Paul Watson para cubrir el periodo entre la fiesta de san Pedro y la de san Pablo. Esta elección tiene un significado simbólico. En el hemisferio Sur, donde el mes de enero es tiempo de vacaciones de verano, se prefiere adoptar otra fecha, por ejemplo en torno a Pentecostés (sugerido por el movimiento Fe y Constitución en 1926) que representa también otra fecha simbólica para la unidad de la Iglesia.

La Semana culminará en Roma con un encuentro de oración, las Vísperas de la Fiesta de San Pablo Apóstol, que Benedicto XVI presidirá en la Basílica romana de San Pablo Extramuros.

Programa de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2007