Regina Coeli: nuevos santos den una ayuda concreta

En Italia la esperanza; en Colombia, la concordia; en México el fin de la violencia

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1170 hits

Al concluir la santa misa de canonización en la explanada de la basílica del Vaticano, el papa Francisco pronunció las siguientes palabras.

Queridos hermanos y hermanas, al concluir esta celebración deseo saludar a todos aquellos que vinieron a rendir homenaje a los nuevos santos, en modo particular a las delegaciones oficiales de Italia, Colombia y México.

Los mártires de Otranto ayuden al querido pueblo italiano a mirar con esperanza el futuro, confiando en la cercanía de Dios que nunca nos abandona, ni siquiera en los momentos difíciles.

Que por la intercesión de Madre Laura Montoya, el Señor conceda un nuevo impulso misionero y evangelizador a la Iglesia, y que, inspirados en el ejemplo de concordia y reconciliación de esta nueva Santa, los amados hijos de Colombia continúen trabajando por la paz y el justo desarrollo de su Patria.

En las manos de Santa Guadalupe García Zavala ponemos a todos los pobres, los enfermos y a cuantos los asisten, y encomendamos a su intercesión a la noble nación mexicana, para que desterrada toda violencia e inseguridad, avance cada vez más por el camino de la solidaridad y la convivencia fraterna.

Tengo además la alegría de recordarles que ayer en Roma fue proclamado el sacerdote Luigi Novarese, fundador del Centro de Voluntarios del Sufrimiento y de los Silenciosos Operarios de la Cruz. Me uno a la acción de gracias por este sacerdote ejemplar, que supo renovar la pastoral de los enfermos volviéndolos activos en la Iglesia.

Saludo a los participantes de la “Marcha por la Vida” que se realizó esta mañana en Roma e invito a mantener viva la atención de todos sobre un tema tan importante: el respeto de la vida humana desde el momento de la concepción.

A este propósito recuerdo que hoy en muchas parroquias italianas se realiza una recolección de firmas, para apoyar a la iniciativa “Uno de nosotros”, para garantizar protección jurídica al embrión, protegiendo a cada ser humano desde el primer instante de su existencia. Un momento especial para quienes toman en serio la defensa de la sacralidad de la vida humana será la “Jornada de la Evangelium Vitae”, que se realizará aquí en el Vaticano, en el contexto del Año de la Fe, el 15 y 16 de junio próximo.

Saludo con afecto a todos los grupos parroquiales, a las familias, escuelas y a los jóvenes presentes. Con amor filiar nos dirigimos ahora a la Virgen María, madre y modelo para todos los santos.