Reinventar el proyecto europeo con la aportación de los cristianos

Asamblea de otoño de la Comisión de Conferencias Episcopales del continente

| 1046 hits

BRUSELAS, domingo 25 noviembre 2012 (ZENIT.org).- "Nuestra oportunidad es estar unidos", dijo el cardenal Marx, presidente de la Comisión de Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea (COMECE). Recordó esta frase de la Declaración de Berlín, de marzo de 2007, en la velada de apertura de la Asamblea Plenaria de otoño de los obispos del organismo episcopal europeo católico, que se celebró del 21 al 23 de noviembre en Bruselas.

En su discurso sobre la Unión Europea, ante los retos actuales y la aportación de los cristianos, hizo un llamamiento a reinventar el proyecto europeo. "Nosotros europeos estamos unidos en la paz para esforzarnos en esperar el bienestar y la prosperidad para nosotros y para el mundo entero. Entonces no es necesario solo proclamar esta fórmula sino ganar a los europeos para este proyecto y osar partir de nuevo", precisó.

Ante la actual crisis, los obispos de la COMECE son conscientes de que las reformas emprendidas en numerosos estados de la zona son un medio para que Europa conserve su papel en el siglo XXI. Los sacrificios impuestos por los gobiernos a la población no deben sin embargo, afirman, contradecirse con la justicia social. Los obispos llaman también a sus conciudadanos a permanecer unidos y solidarios ante la crisis.

Para marcar esta solidaridad necesaria, los obispos de la COMECE desean enviar una señal fuerte de una solidaridad europea más concreta, especialmente con los hombres y mujeres de los países que están especialmente tocados por la crisis económica. Han decidido reflexionar en los próximos meses con Caritas Europa sobre el refuerzo de la ayuda intraeuropea de la Iglesia.

Para testimoniar también una solidaridad espiritual, se pidió al delegado de Austria, monseñor Egon Kapellari, elaborar una iniciativa de oración por Europa que podría extenderse a escala europea, implicando a los cristianos de todos los países, así como a las comunidades religiosas.

Para obrar siempre en unidad, más allá de las divergencias nacionales y culturales, los obispos, delegados de la COMECE por sus conferencias episcopales, desean, por sus intercambios y colaboración, seguir promoviendo la conciencia de la pertenencia a una sola y única Iglesia en Europa: la Ecclesia in Europa, de la que hablaba Juan Pablo II. Con motivo del décimo aniversario de la exhortación apostólica del mismo nombre, la COMECE organizará una serie de manifestaciones en Bruselas el año próximo.

Esta asamblea plenaria se dedicó así mismo a la reforma del funcionamiento interno de la COMECE. En favor de un método de trabajo renovado y más eficaz, la COMECE podrá responder mejor, por su reflexión socioética, los procesos de integración europea.

Por último, durante su asamblea plenaria, los obispos de la COMECE designaron a un nuevo secretario general por un mandato de tres años. El padre Patrick H. Daly, 61 años, sacerdote de la diócesis de Birmingham, Reino Unido, asumirá sus funciones en enero de 2013. En esta ocasión, se organizará una recepción en honor del antiguo y nuevo secretario general. Los obispos desean dar las gracias al secretario general saliente, el padre Piotr Mazurkiewicz, por el trabajo realizado estos cuatro últimos años. El austríaco Michael Kuhn ha sido encargado de asegurar la dirección del secretariado durante este periodo interino.