Religiosas estadounidenses: el papa Francisco confirma la ''Evaluación doctrinal''

La Congregación de la Doctrina de la Fe indica una reforma de la organización de las religiosas estadounidenses

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1652 hits

Monseñor Gerhard Ludwig Muller, presidente de la Congregación de la Doctrina de la Fe, mantuvo hoy un encuentro en El Vaticano con la presidencia de la Conferencia de las Superioras Religiosas de Estados Unidos (LCWR, por sus siglas en inglés) y les informó que recientemente analizó con el papa Francisco la Evaluación doctrinal, y que el santo padre confirmó las conclusiones de la misma, y el programa decidido para orientar donde sea necesario a la LCWR.

Lo indicó la sala de prensa de El Vaticano, en un comunicado publicado hoy en el que se indica el “sincero el deseo de la Santa Sede de que tal encuentro contribuya a promover el testimonio integral de las religiosas, fundada sobre las sólidas bases de la fe y del amor cristiano". 

El documento Evaluación doctrinal es un informe publicado el 18 de abril de 2012 por la Congregación de la Doctrina de la Fe, sobre dicha organización.

La Conferencia de las Superioras Religiosas --indica la página web de la LCWR- representa el 87% de las 57.000 religiosas católicas en Estados Unidos, aunque no se precisa cómo calculan esta cifra.

La LCWR recibió el año pasado un llamado de atención por parte de la Santa Sede, debido a su “situación doctrinal y pastoral”. Uno de los puntos señalados fue “el modo pastoral de encarar la homosexualidad”, lo que fue traducido precipitadamente por muchos medios como "la LCWR favorable a la homosexualidad", y como una suerte de cisma de la Iglesia estadounidense respecto a Roma. 

Entre los hechos existentes, en 2010, muchas religiosas de la LCWR firmaron una declaración a favor de la reforma sanitaria del presidente Barack Obama, a pesar de la oposición de los obispos estadounidenses, debido a los contenidos favorables al aborto y a la contracepción.

También hay otro informe, el del obispo Leonard Blaire, de Toledo, que en 2010 indicó “serios problemas doctrinales” en muchas personas del grupo de las consagradas.

Debido a diversos hechos que se habían registrado, El Vaticano encargó al arzobispo de Seattle, Peter J. Sartain, supervisar la reforma de la asociación, “la revisión, orientación y aprobación en donde sea necesario, del trabajo de la LCWR”, siguiendo el documento de Evaluación doctrinal publicado por la Congregación de la Doctrina de la Fe.

En el comunicado de hoy, con tonos amables si bien firmes, se pone en luz el trabajo positivo de las religiosa y se indica también que en el encuentro tomó parte el arzobispo Sartain.

“El arzobispo Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de esa dicasterio, dado que esta era su primera oportunidad para encontrarse con la Presidencia de la LCWR, ha manifestado su gratitud por el gran aporte de las religiosas a la Iglesia en los Estados Unidos, como se puede ver especialmente en las numerosas escuelas, hospitales e instituciones de ayuda a los pobres que han sido fundados y regidos por religiosos a lo largo de los años”.

El prefecto a continuación "ha subrayado la enseñanza del Concilio Vaticano II sobre la importante misión de los religiosos para promover una visión de la comunión eclesial fundada en la fe en Jesucristo y en las enseñanzas de la Iglesia como ha sido fielmente enseñada a través de los tiempos bajo la guía del Magisterio.

El arzobispo reiteró que una Conferencia de las Superioras Religiosas como la LCWR tiene que colaborar con la Conferencia Episcopal Local y con cada obispo. Y que “tales Conferencias son constituidas y están bajo la dirección de la Santa Sede”.

En el comunicado se indica que "monseñor Müller ha informado a la Presidencia de que había discutido recientemente la Evaluación doctrinal con el Papa Francisco, que ha reafirmado las conclusiones de la misma y el programa de reforma para esta Conferencia de Superiores Mayores”.

“Es sincero el deseo de la Santa Sede -concluye la nota- que tal encuentro contribuya a promover el testimonio integral de las religiosas, fundada sobre las sólidas bases de la fe y del amor cristiano, con la finalidad de preservarlas y reforzarlas, para el enriquecimiento de la Iglesia, de la sociedad y de las generaciones futuras”.