Renuncias en el IOR, el papa lo quiere diverso

El director general y el vice renunciaron. Acelerará el proceso de transformación

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1417 hits

El director general del Instituto para las Obras de Religión (IOR), Paolo Cipriani, y su vicedirector, Massimo Tulli, presentaron su dimisión, las que fueron aceptadas hoy por la comisión de cardenales y la dirección de sobreintendencia. Las funciones del Instituto fueron asumidas 'ad interim' por el presidente Ernst von Freyberg. Lo indicó esta tarde el Vaticano en una nota informativa.

Las motivaciones indicadas son darle un nuevo impulso a la adaptación de la normativa del IOR a las reglas internacionales. Lo que sí se sabe con seguridad es la determinación del papa Francisco de reformar el Instituto.

Hace seis días, el papa Francisco instituyó una comisión pontificia para conocer mejor la posición jurídica y las actividades del Instituto para las Obras de Religión (IOR) para lograr una mejor armonización del IOR con la misión de la Iglesia universal y de la Sede Apostólica. En ese momento el director de la Oficina de Prensa del Vaticano, padre Federico Lombardi indicó que la comisión no es un ente de control del IOR, sino "un organismo que estudiará y referirá al papa" y que "se inserta en las reformas que el santo padre quiere realizar". Ver artículo

La Oficina del prensa indicó que el director del IOR, Paolo Cipriani y su vicedirector Massimo Tulli renunciaron de sus encargos. Después de muchos años de servico ambos decidieron que este acto es en el interés del Instituto y de la Santa Sede. El Consejo de Sobreintendencia y la Comisión de Cardenales aceptaron las dimisiones y le pidieron al presidente Ernst von Freyberg, de asumir las funciones de director general con efecto inmediato.

Las autoridades de Información Financiera fue informada. La comisión especial nombrada el 26 de junio pasado tomo acto de la decisión. 

Ernst von Freyberg será ayudado por Rolando Marrancini en calidad de vice-director y por Antonio Montaresi en la nueva disposición de Chief Risk Officer con la responsabilità di compliance e proyectos especiales. Rolando Maracini fue Chief Operating Officer en un importante banco italiano en Londres. Antonio Montaresi ha trabajado come Chief Risk Officer y Chief Compliance Officer en varios bancos de Estados Unidos.

“A nombre del Consejo de sobreintendencia agradezco a los señores Cipriani y Tulli por la dedicación personal manifestada durante los años” declaró el presidente Ernes Von Freyber. Y añadió: “Estoy satisfecho del nombramiento de Rolando Marracini y Antonio Montaresi, en cuanto son excelentes profesionales”. Precisó que “desde el 2012 el IOR y su dirección han trabajado seriamente para llevar las estructuras y los procedimientos en línea con los standard internacionales de lucha al reciclado de dinero. Si bien les agradecemos por los resultados obtenidos, hoy es claro que necesitamos una nueva dirección para acelerar el ritmo de este proceso de transformación. Los progresos hechos se deben en gran parte al apoyo continuo de los organismos de gobierno del Instituto y de su personal”.

El consejo de sobreintendencia ha iniciado un procedimiento de selección para nombrar un nuevo director general y un vice director en un futuro próximo.

En mayo pasado, el Promontory Financial Group, guiado por Elizabeth McCaul (Partner-in-charge del New York Office y Chief Executive Officer de Promontory Europe) y Raffaele Cosimo (Chief Operating Officer de Promontory Europe) fue encargado por el presidente del Consejo de Sobreintendencia a pontenciar el programa antireciclaje del Instituto en siete flujos de trabajo, conduciendo una forensic review y el control de las relaciones con los clientes.

Ernst von Freyberg además solicitó a Elizabeth McCaul y a Raffaele Cosimo de laborar como Senior Advisors para la gestión del Instituto, dada su gran competencia y experiencia.

La estructura de gobierno de l Ior está constituida por una comisión de cardenales, un prelado y un consejo de sobreintendencia y una dirección. El IOR tiene 114 empleados y sede exclusivamente en el territorio de la Ciudad del Vaticano.

Ver también:  La batalla del IOR: ''Tolerancia cero al reciclado''