Rep. Dominicana. 'Las familias están bombardeadas por novedades sin referencias éticas'

Carta pastoral de la Conferencia de los obispos: 'Familia Cristiana: vive y proclama tu fe'

Madrid, (Zenit.org) Iván de Vargas | 495 hits

La Conferencia del Episcopado Dominicano ha adelantado este miércoles el contenido de su carta pastoral anual titulada 'Familia Cristiana: vive y proclama tu fe', en la cual invitan a creyentes y no creyentes a centrar la mirada en la familia, valor insustituible en la Iglesia y en la sociedad. Como pastores del pueblo y en sintonía con la celebración del próximo Sínodo extraordinario que abordará “Los Desafíos Pastorales sobre la Familia en el contexto de la Evangelización”, los obispos piden ahondar en el valor de la familia y la persona.

Como cada año, desde la célebre carta que los obispos de la República Dominicana escribieron para enfrentarse a la dictadura de Trujillo, el 21 de enero va acompañado de una pastoral dirigida a todos los fieles y a los hombres y mujeres de buena voluntad del país. Ese día la Iglesia celebra la solemnidad de Nuestra Señora de La Altagracia, madre y protectora de este pueblo caribeño.

En su extensa misiva, los prelados destacan los índices y condiciones de diversas realidades que amenazan a la familia de hoy, pasando por la violencia intra familiar, la pobreza, la salud, la educación y el trabajo. Asimismo, sostienen que hoy “las familias están bombardeadas por novedades diversas sin referencias éticas” y esto está dando paso a “estilos de vida que no siempre ayudan al crecimiento humano”. "La promoción de grupos interesados en imponer por diversos medios, incluso mediante legislaciones, prácticas contrarias al ser de la familia y de la persona, y por tanto al plan creador, como el aborto, los anticonceptivos y las uniones del mismo sexo, no deja de ser una fuerte tentación para familias débiles en la fe", añaden. También “avanza la separación y el divorcio por la inestabilidad e inseguridad emocional de los jóvenes; crece el deseo de una vida fácil, sin compromiso, sin sacrificio”, precisan. 

En la revisión del contexto que rodea particularmente a las familias dominicanas, el episcopado destaca la practica de valores como “la hospitalidad, la fraternidad y la solidaridad” y el rol abnegado que los abuelos cumplen hoy en los hogares.

Refiriéndose al plan de Dios sobre el matrimonio y la familia, los obispos subrayan que “Dios es el autor del matrimonio, éste no es hechura del Estado ni de la sociedad . La única forma de que sea fuente de realización humana y de felicidad es acogiendo el plan de Dios, viviendo en el amor como fuente de unidad y fidelidad”. "El amor matrimonial es el símbolo de la alianza de amor de Dios con su pueblo”, recuerdan.

Asimismo, destacan el papel de la familia en la trasmisión de la fe: “en la familia, la fe está presente en todas las etapas de la vida, comenzando por la infancia: los niños aprenden a fiarse del amor de sus padres. Por eso, es importante que los padres cultiven prácticas comunes de fe en la familia, que acompañen el crecimiento en la fe de los hijos. Sobre todo los jóvenes, que atraviesan una edad tan compleja, rica e importante para la fe, deben sentir la cercanía y la atención de la familia y de la comunidad eclesial en su camino de crecimiento en la fe”.

Tras explicar detenidamente la misión de la familia cristiana, los prelados señalan que “la familia prepara ciudadanos que aprendan a cuidar la naturaleza, los bienes comunitarios, los derechos de los demás, el cumplimiento de las leyes, la colaboración en el desarrollo social, la capacidad de servir y no ser servidos, la justicia social y la solidaridad, especialmente, con los más pobres. Jesucristo como Maestro y modelo en la familia es el camino a seguir. Padres, madres e hijos como discípulos suyos se dejan conducir por El”.

El episcopado dominicano indica también que si se destruye la familia, se destruye la sociedad, ya que solo la familia auténticamente cristiana, que apoya su vivencia y sus principios en la roca firme de la fe en Dios, puede transformar la sociedad.

Los obispos concluyen su carta anual recordando “el deber del Estado en la protección y defensa de la familia como fundamento del bienestar, el desarrollo y la paz en la sociedad” y que "no  toda propuesta con etiqueta de modernismo favorece la vida humana". Finalmente, llaman a las familias cristianas a seguir creciendo en su vivencia como discípulos de Jesús y tener como modelo la familia de Nazaret.

Ver texto completo de la Carta Pastoral de la Conferencia del Episcopado Dominicano 2014. 'Familia Cristiana: vive y proclama tu fe'