República Checa: El cardenal Rigali, enviado especial del Papa

Al bicentenario de san Juan Nepomuceno

| 1614 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes 14 de junio de 2011 (ZENIT.org).– Con motivo de las celebraciones del bicentenario del nacimiento de san Juan Nepomuceno Neumann, el Papa Benedicto XVI ha escogido al cardenal Justin Francis Rigali, arzobispo de Philadelphia (Estados Unidos) como su enviado especial.

El santo fue precisamente arzobispo de Philadelphia. Checo, apóstol de los emigrantes de Europa Central a los Estados Unidos, fue el primer norteamericano canonizado, por Pablo VI, en 1977.

Las celebraciones tendrán lugar en Prachatice el próximo sábado 18 de junio. El cardenal Rigali estará acompañado por el abad Zdenek Mares, deán de la catedral de Prachatice, y por el abad Vlastimil Krocil, miembro del cabildo de la catedral.

En el día 5 de enero, el martirologio romano dice: “En Philadelphia, en Pennsylvania, el año 1860, san Juan Nepomuceno Neumann, obispo, de la Congregación del Santísimo Redentor, que acudió en ayuda de los inmigrantes pobres y por su acción, sus consejos y su caridad, y se aplicó a promover la formación cristiana de los niños”.

Y la liturgia dice: “En su muerte repentina, Dios le sorprendió velando en su trabajo. Fue por excelencia el pastor vigilante. Veló por sus sacerdotes, los instruyó con su ejemplo todavía más que con su palabra. Veló por los fieles como el buen pastor que da en cada instante su vida por sus ovejas”.

La ordenación sacerdotal de este joven diácono originario de Bohemia (1811-1860) fue aplazada hasta el final de sus estudios de Teología, que realizó en Praga, debido al número demasiado elevado de seminaristas llamados al sacerdocio.

Después fue a Francia, a Estrasburgo, y se unió a un proyecto de misión para América. Pasado un tiempo, se embarcó, solo y pobre, hacia Nueva York.

El obispo de la ciudad le ordenó sacerdote en 1836 y tras cuatro años de ministerio en la región de las cataratas del Niágara, entró en la congregación de los redentoristas.

En 1852, después de desempeñar diversas responsabilidades en su congregación, fue elegido obispo de Philadelphia.

Consideraba la formación de los jóvenes una prioridad, trabajó en la construcción de nuevas iglesias, se dedicó a las obras de caridad, y fundó la congregación de terciarios de san Francisco.

Todavía no había cumplido 49 años cuando contrajo una enfermedad en la calle y murió.

[Por Anita S. Bourdin]