República Dominicana: los obispos del Caribe sobre el conflicto migratorio

Los prelados antillanos manifiestan su 'dolor y preocupación' por la situación de los inmigrantes haitianos. Piden que se defienda la dignidad y los derechos humanos de estas personas

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 353 hits

La Conferencia Episcopal de las Antillas ha expresado en una carta publicada ayer, su “dolor y preocupación” por el conflicto social generado en la República Dominicana contra los inmigrantes haitianos, tras la reciente sentencia del Tribunal Constitucional local sobre el derecho a la ciudadanía. Dicho dictamen prevé la revocación de la nacionalidad dominicana a los hijos de inmigrantes haitianos indocumentados. El fallo sigue a un Plan Nacional de Regularización de los extranjeros que residen en el país, que ha sido puesto en marcha recientemente por el Gobierno.

Ante esta situación, los obispos caribeños han pedido a sus homólogos dominicanos que, en nombre de Cristo, “que era un refugiado”, hagan lo posible para trabajar por la dignidad de quienes han sido privados de sus derechos fundamentales.

En una carta dirigida al cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, los prelados dicen haber recibido informes de que varios de obispos dominicanos ya han expresado "su gran preocupación por el impacto de la reciente sentencia de la corte Constitucional sobre miles de dominicanos de varias generaciones nacidas en la República Dominicana que son hijos de haitianos”.

Asimismo, citando declaraciones de Mons. Rafael Leonidas Felipe Núñez, estos recuerdan que algunos de los inmigrantes haitianos y sus descendientes “han vivido en el país durante 30 o 40 años, con una familia. (…) Otros han estado aquí durante dos generaciones, hijos y nietos, que nacieron aquí". Y también indican que "si estas personas han vivido en el país por un tiempo tan largo, no saben nada acerca de Haití, y son, por lo tanto, dominicanos".

Por este motivo, los obispos antillanos aseguran su oraciones a sus hermanos en el episcopado, "mientras ustedes desempeñan la tarea importante y delicada de pastorear a todos los dominicanos a su cuidado, con especial responsabilidad de ser testigos y servidores de Cristo pobre a los más pequeños hermanos y hermanas de Cristo en la República Dominicana".

Finalmente, los prelados se suman a las declaraciones de la Conferencia de Superiores Religiosos de la República Dominicana condenando el "despojo" de la nacionalidad a miles, así como a las de organizaciones religiosas y diocesanas de toda la Asociación de Estados del Caribe.

Para más información: 

La iglesia dominicana dispuesta a mediar en la protesta de inmigrantes haitianos 

(RED/IV)