Respeto de la vida, criterio ético para la ingeniería genética; según el Papa

Asegura el apoyo de la Iglesia a la investigación regida por criterios éticos

| 1485 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 5 diciembre 2003 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha asegurado que la Iglesia apoya con entusiasmo la ingeniería genética, a condición de que respete los derechos y la dignidad de la persona humana.



Así lo expresa en el Mensaje que ha escrito con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo de 2004, que tendrá como foco mundial de las celebraciones el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes (Francia) el próximo 11 de febrero.

«Nuestra época ha dado grandes pasos en el conocimiento científico de la vida, don fundamental de Dios del que somos sus administradores. La vida debe ser acogida, respetada y defendida desde su inicio hasta su ocaso natural. Junto a ella, debe ser tutelada la familia, cuna de toda vida que nace», explica el Papa.

«Se habla ya comúnmente de "ingeniería genética" para aludir a las extraordinarias posibilidades que ofrece hoy la ciencia para intervenir sobre las fuentes mismas de la vida», reconoce en su mensaje, hecho público por la Sala de Prensa de la Santa Sede el 3 de diciembre.

«Todo progreso auténtico en este campo no puede dejar de ser alentado, a condición de que respete siempre los derechos y la dignidad de la persona desde su concepción», aclara el mensaje pontificio.

«Nadie, de hecho, puede arrogarse la facultad de destruir o de manipular de manera indiscriminada la vida del ser humano», asegura.

Por este motivo, concluye pidiendo a los agentes en el campo de la Pastoral de la Salud que sensibilicen «a cuantos trabajan en este delicado sector para que se sientan comprometidos a ponerse siempre al servicio de la vida».

El obispo de Roma dedica, además, palabras de agradecimiento «al personal médico y paramédico, a los investigadores, en especial a los que se dedican a la realización de nuevas medicinas, y a aquellos que se producen medicinas accesibles a los que tienen menos posibilidades».