Reunión con el Papa de obispos católicos en países árabes

Una Iglesia «en catacumbas» que busca promover la paz en la región

| 512 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 11 mar 2001 (ZENIT.org-FIDES).- Los obispos de Oriente Medio vienen esta semana al Vaticano para afrontar con el Papa y sus colaboradores de la Curia Romana la delicada situación de la Iglesia en esos países y de la paz en estos momentos.



La Conferencia de los Obispos Latinos de las Regiones Árabes (CELRA) cumplirá del 12 al 17 de marzo con la visita a la tumba de los apóstoles Pedro y Pablo que todos los obispos del mundo hacen cada cinco años.

Estos obispos ya habían tenido un encuentro en Roma, en octubre del 2000, para afrontar en particular la situación social, política y religiosa de los países árabes. En aquella ocasión, denunciaron que con frecuencia las comunidades cristianas tienen que vivir el culto «en condiciones de catacumbas». En algunos países, la práctica cristiana puede suponer, incluso, un peligro para la vida de los creyentes. El encuentro sirvió por este motivo para confirmar la urgencia de promover el diálogo interreligioso.

En Arabia Saudí, por ejemplo, los 880.000 católicos (en su mayoría filipinos) no pueden reunirse para rezar ni siquiera en casas privadas. La ley les impide poseer Biblias. El anuncio del Evangelio es castigado con la muerte.

En el vicariato apostólico de Arabia, la nación más abierta es Bahrein, con 35.000 católicos asistidos por 3 sacerdotes y 7 religiosas combonianas, que dirigen una escuela con 1.600 alumnos. Los católicos inauguraron recientemente en ese país una iglesia con capacidad para 1.300 fieles.

En los Emiratos Árabes, la eucaristía puede celebrarse en casas privadas. En Omán (50.000 católicos, 4 parroquias y 7 sacerdotes), los fieles se reúnen cada semana para rezar juntos y participar en la liturgia de la Palabra.

La situación en Qatar (40.000 católicos) y en Yemen es buena. En el Vicariato apostólico de Kuwait, los católicos son cerca de 100.000 (el 8% de la población), a los que se añaden otros 50.000 cristianos protestantes y ortodoxos. Hay dos iglesias: la catedral de la Sagrada Familia y la iglesia de Nuestra Señora de Arabia en Ahmadi.

La situación en Somalia es difícil a causa de la guerra, iniciada en 1990. Los máximos responsables de la Iglesia católica en ese país han tenido que trasladarse a Nairobi (Kenia) para poder ejercer su ministerio sin poner en peligro la vida. Las estructuras eclesiales han sido destruidas y los misioneros expulsados. En Mogadiscio, la capital, vive hoy un pequeño grupo de 40 católicos que profesan su fe en secreto y se encuentran esporádicamente con sus sacerdotes.

En Egipto, los cristianos son unos 6 millones, la mayoría coptos. Según los registros bautismales de las iglesias locales, su número asciende a 10 millones si se añaden los «cripto-cristianos», es decir los fieles que, por motivos de presión social, se declaran musulmanes.

En Tierra Santa, la Iglesia es un conjunto de pequeñas Iglesias. Los católicos de rito latino son,en total, 70.000. De ellos, 30.000 están en Jordania, entre 15.000 y 20.000 en Israel y otros tantos en Cisjordania, todos bajo la autoridad del Patriarca de Jerusalén, Su Beatitud Michel Sabbah. Gracias al empeño en el campo social y educativo, la comunidad latina goza de un prestigio único entre la población.