Revelaciones sobre la nueva edición del Misal Romano

| 2114 hits

ISCHIA, 25 agosto (ZENIT.org-AVVENIRE).- El Jubileo del año 2000 dejará en regalo a la Iglesia una nueva edición del Misal Romano. Después de las ediciones de 1969 y de 1975, en estos momentos se está imprimiendo la «editio typica», es decir, el texto en latín que sirve de punto de referencia para la traducción en los diferentes idiomas. La presentación del texto por parte de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos debería tener lugar hacia finales de septiembre.



Desde Ischia, donde está participando en la Semana Litúrgica Italiana, el secretario de ese organismo vaticano, el arzobispo Francesco Pio Tamburrino, ha anticipado en esta entrevista las razones de esta nueva edición y las principales novedades introducidas al libro litúrgico más importante.

--¿Por qué se publica una nueva edición del Misal?

--La ocasión ha sido suscitada por un motivo muy práctico: la edición anterior ya se ha agotado. Se ha aprovechado la ocasión para introducir algunos cambios necesarios después de treinta años. En este período, se han publicado documentos del magisterio que afectan a la liturgia. Además, las nuevas canonizaciones han añadido nuevos santos al calendario de la Iglesia universal. El Misal tenía que tener en cuenta todo esto.

--En concreto, ¿cuáles son las novedades?

--En la «Institutio Generalis» --la parte teológica y normativa que introduce el Misal--, se han afrontado algunos argumentos, siguiendo la evolución de la legislación sobre la liturgia. Por ejemplo, se ha especificado mejor toda la cuestión sobre los ministerios laicales. Además, se ha añadido un capítulo sobre la inculturación: se indican concretamente espacios para realizar la traducción a las diferentes culturas. Se ponen, sin embargo, condiciones precisas, pues la identidad del rito romano es un elemento de unidad que debe ser salvaguardado.

--Y, en cuanto a los ritos, ¿hay modificaciones?

--La principal novedad mayor al santoral: se han introducido nuevas memorias y fiestas litúrgicas. Por ejemplo, hay una misa para Santa Teresita de Jesús, proclamada recientemente doctora universal de la Iglesia. Pero sobre todo se puede ver la dimensión universal que es la característica de las nuevas canonizaciones: los mártires de México o los de Vietnam son santos que toda la Iglesia y el mundo está llamado a celebrar. Hay, además, algunas novedades en el ordinario de la misa. Se han introducido nuevas plegarias eucarísticas: las de la reconciliación, una «para diferentes necesidades» (la así llamada «anáfora suiza»), las tres plegarias eucarísticas de la misa con los niños (oportunamente retocadas). Por último, se ha desarrollado la sección mariana, añadiendo seis nuevos formularios para la misa «común de la Virgen».

--¿Cómo se harán las traducciones en los diferentes idiomas?

--Es una tarea confiada a las Conferencias Episcopales: la «Institutio generalis» será simplemente traducida. El resto, por el contrario, en la lógica de la inculturación, podrá ser sometido a algún tipo de adaptación que tenga en cuenta las diferentes situaciones. Ahora bien, antes de su publicación, la traducción debe ser aprobada por la Congregación para el Culto Divino.

--¿Qué frutos se espera de esta nueva edición del Misal Romano?

--El Misal Romano, renovado, toca el corazón del culto cristiano. Su objetivo consiste en permitir un contacto más profundo con el misterio de la presencia de Cristo en la Iglesia y ser un instrumento más adecuado de catequesis y evangelización. En síntesis: se esperan nuevos frutos en el camino marcado por la renovación conciliar.

Puede leerse la «Institutio Generalis» en latín en la página web http://www.nccbuscc.org/liturgy/current/missalisromanilat.htm

El documento ha sido resumido además en español por el Secretariado para la Liturgia de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos en:
http://www.nccbuscc.org/liturgy/current/revmissalisromanisp.htm