''Revisar el estilo de vida y adoptar formas de ser y de actuar más responsables''

El cardenal Rouco Varela, en la apertura de la C Asamblea Plenaria de los obispos españoles

| 1318 hits

Por N.S.M.

MADRID, lunes 19 noviembre 2012 (ZENIT.org).- La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE) celebra su C reunión del 19 al 23 de noviembre. El arzobispo de Madrid y presidente de la CEE, cardenal Antonio María Rouco Varela, abrió la Asamblea a las 11,00 horas de hoy con el discurso inaugural. Después intervino el nuncio apostólico en España Renzo Fratini.

La Asamblea Plenaria realiza sus trabajos en la Casa de la Iglesia, en Madrid, hasta el jueves 22 de noviembre. El viernes, día 23, los obispos se desplazarán a Montilla, Córdoba, que desde el pasado 12 de octubre celebra el Año Jubilar montillano, por haber sido declarado san Juan de Ávila doctor de la Iglesia universal. Los obispos concelebrarán la Eucaristía a las 11,30 horas en la basílica pontificia de Montilla, que custodia los restos del santo.

En su discurso, el cardenal presidente de la CEE Antonio María Rouco Varela hizo un recorrido histórico por las cien asambleas de la CEE y cómo este fruto del Concilio Vaticano II fue consolidándose en el tiempo como un instrumento de colegialidad sin mermar las competencias propias de cada obispo en su diócesis.

El cardenal Rouco subrayó que en los aspectos “interior” y “exterior” de esta historia eclesial en España se pueden observar acentos temáticos propios de cada momento histórico: “desde los nuevos planteamientos referentes a la moral conyugal o al ordenamiento de la vida política, de los años sesenta-setenta; pasando por el viaje del papa y la posterior atención a temas como el de la reconciliación y la penitencia o el de los católicos en la vida pública, de los años ochenta; la proposición monográfica de la buena noticia del Dios que es amor, la mirada de fe al siglo XX y la lectura de la situación moral de la sociedad en la perspectiva de 'la verdad os hará libres', en los años noventa; hasta llegar al análisis moral exhaustivo del terrorismo y de sus causas, de la secularización y la calidad de la teología, de la nueva situación moral de España, y de la familia y el amor conyugal, ya en estos primeros años del siglo XXI”.

Sobre el octavo Plan Pastoral, el purpurado señlaó “la colaboración de los diversos organismos de nuestra Conferencia en acciones concretas de gran relevancia, de las que algunas ya han sido puestas en marcha y otras están en preparación”.

Del Congreso Nacional de Pastoral Juvenil, recientemente celebrado en Valencia, desveló que había sido previsto ya en el Plan anterior, pero se pospuso cuando se conoció que en 2011 iba a tener lugar en Madrid la Jornada Mundial de la Juventud. “Se preveía lo que realmente ocurrió: que el impulso de comunión creado por la JMJ --como acontecimiento de 'una nueva evangelización vivida', según la calificó el propio Benedicto XVI- iba a hacer posible un gran paso adelante en el centramiento de todos los que trabajan en la pastoral juvenil en lo que es el corazón de la misma, es decir, en facilitar a los jóvenes el encuentro de conversión con Jesucristo, en la comunión de la Iglesia, para hacerse evangelizadores en ella y con ella”, explicó.

“El Plan actual prevé nuevas acciones llamadas a recoger y potenciar los frutos de la Jornada Mundial de la Juventud”, anunció.

Después del más reciente documento de la CEE sobre La verdad del amor humano, el presidente de la CEE dijo que no era necesario ponderar de nuevo “la urgencia de la pastoral del matrimonio y de la familia”. Recomendó esta instrucción que “puede ayudar mucho a la clarificación doctrinal de la situación y a la orientación práctica de lo que hay que hacer”.

Anunció que, en los años próximos, de acuerdo con las indicaciones de la Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia, “se desarrollarán acciones que contribuyan a iluminar la vida cristiana desde el magisterio eximio de san Juan de Ávila”. Agradeció al obispo de Córdoba la invitación que ha hecho a esta Asamblea a peregrinar el próximo viernes a Montilla, a la basílica que guarda los restos del nuevo doctor de la Iglesia.

Sobre el catecismo para la segunda infancia que estudiarán los obispos españoles en estos días dijo que “desea ser un instrumento eficaz para una acción catequética como la descrita”.

Otra de las acciones previstas en el Plan Pastoral es la preparación y celebración en octubre de 2013 de una ceremonia de beatificación de mártires: “Al terminar el Año de la fe, se celebrará la beatificación conjunta de un buen número de mártires del siglo XX en España, procedentes de muchas diócesis, cuyo testimonio e intercesión son de gran valor para el crecimiento en la certeza y en la alegría de la fe de todo el Pueblo de Dios”, explicó.

Entre los desafíos y escenarios de la nueva evangelización en estos años, el Plan Pastoral se refiere al nuevo contexto marcado por la actual “crisis económico-financiera”, que, en su origen y en sus consecuencias, traspasa la frontera de lo estrictamente económico.

En este sentido reiteró las peticiones de solidaridad y aprovechó para “exhortar una vez más a los gestos de ayuda concreta con quienes más sufren las consecuencias de la crisis”. “Por pequeños que parezcan --afirmó--, los gestos de caridad no solo ayudan a quienes lo necesitan, sino que también ayudan a revisar el propio estilo de vida y a adoptar formas de ser y de actuar más responsables con la familia, los vecinos y la comunidad política. Sabemos que hay parroquias en las que en los últimos cuatro años se han multiplicado por cinco los recursos destinados a Cáritas, gracias a la generosidad y al sacrificio de muchos. Lo agradecemos en nombre del Señor y de los que de este modo ven aliviada su necesidad”.

Sobre el reciente Sínodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelización para la Transmisión de la Fe, dijo que en “una reunión católica, universal, como es la asamblea general del Sínodo, se percibe cada vez más el mundo como una gran aldea global; en particular, en lo que toca a las dificultades y a las ocasiones que todos encuentran para la evangelización”. Y afirmó esperar “con mucho interés la exhortación apostólica en la que, si Dios quiere, el Papa recogerá de manera más detallada y con su propia autoridad los frutos del Sínodo”.

Concluyó con una oración a Santa María: “Gloriosa Madre de Cristo, porque has creído que el Hijo, a quien concebiste creyendo, muerto por nosotros, había de resucitar. ¡Oh, piadosa!, tú eres para la Iglesia fortaleza de la fe”, tomada de la antífona de entrada de la Misa “La Virgen María, amparo de la fe”.

Por su parte el nuncio apostólico Renzo Fratini, en sus palabras de saludo a los obispos reunidos, se congratuló del temario previsto.

“Tres aspectos –dijo- que favorecen señaladamente la vida eclesial”. Sobre la transmisión de la fe en la infancia, recordó un pasaje del Libro de la Vida de Santa Teresa de Jesús “cuya figura ustedes van a tratar también ahora para programar el V Centenario de su nacimiento”. “La Santa –comentó- deja escrito en su autobiografía que, cuando contaba 39 años, dejando atrás la tibieza, reencontró el camino de la verdad que en su infancia había quedado impreso en su corazón (Cf. Libro de la Vida I,4)”. Ella escribe --añadió--: “con la fuerza que hacían en mi corazón las palabras de Dios, así leídas como oídas, y la buena compañía, vine a ir entendiendo la verdad de cuando niña (Ibíd., cap. 3, 4-5)”.

Otro aspecto que destacó el nuncio Fratini que “afecta muy gravemente a la pastoral y al bien de las almas es la atención a la formación del clero”.

Los obispos especialmente se van a fijar en la formación de los sacerdotes extranjeros, que prestan servicio pastoral en las comunidades eclesiales. A este respecto, dijo, “la escasez de vocaciones ha hecho precisa en muchos lugares su presencia. En muchos casos estos sacerdotes son una riqueza, no solo por el servicio que prestan, sino por lo que ellos también pueden aportar procedentes de comunidades cristianas vivas”.

Indudablemente en su admisión al ministerio, especialmente si es por un tiempo prolongado, añadió, “se necesita un sincero discernimiento en el que no es suficiente la conveniencia mutua del sacerdote ni de la Diócesis que necesita. Tras este discernimiento, se requiere una formación adaptada, ofreciéndoles también el apoyo adecuado del acompañamiento espiritual.

Otro punto, que consideró “delicado” “y muy oportuno”, es el “estudio de las relaciones mutuas entre los Obispos y la Vida Consagrada en España”.

Al respecto un nuevo documento abordará esta cuestión. “Al considerar los diferentes aspectos de este tema cabe resaltar –dijo el nuncio- el aspecto eclesiológico de esta forma de vida que se vive para la Iglesia en la vida contemplativa, en el campo de la evangelización y de la cultura, en el mundo de las comunicaciones, en la promoción de la juventud y de la familia, en el puesto caritativo y asistencial con los desfavorecidos y los enfermos”.

En todas estas expresiones, subrayó, “resalta por sí la comunión con la Iglesia y en concreto con la Iglesia particular. Fuera de esa 'comunión' la vida religiosa carece de sentido, pues pertenece a la esencia de esa comunión en la que están insertados, como diría el Papa Pablo VI 'a través de su ser más íntimo', esto es, de la consagración, y 'en el marco del testimonio radical de las bienaventuranzas' (Evangelii Nuntiandi 69)”.

Se unió al mensaje final del reciente Sínodo de los Obispos que afirmó: “Renovamos nuestro vivo aprecio por este género de vida, 'dedicada totalmente al Señor', en el que brilla el 'sentido de la vida humana más allá de lo terrenal […] mediante el ejercicio de la pobreza, la castidad y la obediencia' (Mensaje nº 7)”.

En medio de los retos del momento presente, se congratuló porque los trabajos de esta Asamblea “son signos de esperanza en la vida de la Iglesia en España, particularmente cuando, aceptando la iniciativa del Santo Padre en el presente Año de la Fe, pretenden con ellos 'ayudar a todos los creyentes en Cristo a que su adhesión al Evangelio sea más consciente y vigorosa' (Porta Fidei 8). Con este fin pastoral les acompaño con mi cercanía fraterna y cordial y con mi oración a Santa María, Madre de Dios y Madre de la Iglesia”.

En esta Asamblea, la Subcomisión Episcopal de Catequesis presentará para su estudio un borrador del Segundo Catecismo de Infancia “Testigos del Señor”. Es un Catecismo para la iniciación cristiana, destinado a niños y adolescentes entre los 10 y 14 años.

La Comisión Episcopal para la Vida Consagrada presenta, para su estudio, el documento “Iglesia particular y vida consagrada. Cauces operativos para facilitar las relaciones mutuas”. La Comisión Permanente, en su reunión de octubre, dio el visto bueno para que ambos textos pasaran a la Plenaria.

La Asamblea tomará distintas decisiones sobre la próxima beatificación de mártires del siglo XX en España, prevista para el mes de octubre de 2013.

Otro de los puntos del orden del día será la posible constitución de la Junta Episcopal con motivo del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús, que se cumple en 2015. También se elegirá a un nuevo miembro del Consejo de Economía, en sustitución de monseñor Rafael Palmero Ramos, que desde el 27 de julio de 2012 es obispo emérito de Orihuela-Alicante.

El martes, día 20 de noviembre, a las 13,00 horas, en el aula de la Asamblea Plenaria, monseñor Eduardo García Parrilla recibirá el título de Protonotario apostólico supernumerario, otorgado por la Santa Sede, en reconocimiento a su trabajo como vicesecretario general de la CEE durante más de quince años, desde 1997 hasta el pasado mes de junio, al ser nombrado vicario general de Sigüenza-Guadalajara.

Como es habitual en la Plenaria de noviembre, se estudiarán y aprobarán, si procede, los balances y liquidación presupuestaria de 2012, los criterios de constitución y distribución del Fondo Común Interdiocesano para el año 2013, y los presupuestos de la CEE y de los organismos que de ella dependen.

El obispo de Teruel y Albarracín Carlos Escribano Subías, informará a la Plenaria sobre la situación de la Acción Católica en España. Los obispos también recibirán información del rector magnífico de la Universidad Pontificia de Salamanca Angel Galindo García, y del director nacional de las Obras Misionales Pontificias Anastasio Gil García.

Además, se tratarán diversos asuntos de seguimiento, se repasarán las actividades de las distintas Comisiones Episcopales y se procederá a la aprobación de distintas Asociaciones Nacionales.

Para acceder al texto completo del discurso inaugural del presidente de la Conferencia Espicopal Española: http://www.zenit.org/article-43650?l=spanish.