Riccardi al papa: «Deslegitimar el terrorismo que usa de modo blasfemo el nombre de Dios»

El discurso del fundador de la Comunidad de San Egidio, con motivo del encuentro internacional que en Roma convoca a líderes religiosos del mundo entero

Roma, (Zenit.org) Redacción | 400 hits

Durante la inauguración este domingo 29 de la XXVII Reunión Internacional "El coraje de la esperanza", que organiza la Comunidad de San Egidio" hasta el 1 de octubre en Roma, el fundador Andrea Riccardi dijo que "la paz debe ser tejida y volver a tejerse en el tiempo con la fe".

Al acto asistieron el cardenal Agostino Vallini, Vicario general del papa para Roma, así como el primer ministro Enrico Letta, quien en un emotivo discurso --en medio de una nueva crisis en Italia y a pocas horas de poner su cargo a disposición en el Parlamento en pos de la «confianza»--, pidió:"recen por Italia".

Ante una audiencia conformada por participantes de diversos idiomas y nacionalidades, Riccardi, quien fuera ministro de Estado en el pasado gobierno de Mario Monti, reiteró en su discurso que "la paz necesita de la fe y de la religión".

Con el papa

Durante la audiencia que tuvieron este lunes 30 con el sumo pontífice , al que asistieron los más altos representantes de la Comunidad de San Egidio a nivel mundial, el fundador de este grupo católico pronunció un discurso que reproducimos íntegro para nuestros lectores.

******

Padre Santo,

gracias por su acogida que enriquece nuestro encuentro de gente de religiones distintas reunida en Roma solo para dialogar, pero con un sueño: un mundo de paz. Estamos demasiado resignados a no ver realizado este sueño. Estamos demasiado acostumbrados a la guerra como compañera de las noticias y de la historia. Pero la guerra es la madre de todas las pobrezas. En nuestras sociedades, se debilita o se apaga la esperanza de paz, que es también la esperanza de un mundo mejor. Queremos liberarnos de esta resignación, aunque a veces no sabemos cómo hacerlo, en un tiempo que parece el invierno de la esperanza.

Venir a Roma para reunirnos demuestra que las religiones necesitan salir de los circuitos autorreferenciales (tener una larga historia no justifica que seamos perezosos): salir de nosotros mismos porque necesitamos al otro. La imagen de los líderes religiosos juntos y en paz --hoy con Usted aquí, mañana en la oración que haremos en el Campidoglio-- es la respuesta a quien siembra el odio, divide y afirma que las religiones están destinadas a chocar entre sí.

Queremos deslegitimar una gran plaga, el terrorismo religioso con el uso blasfemo del nombre de Dios mientras se matan los hombres creados a imagen de Él. Sentimos que la paz es posible, pero tiene una dimensión espiritual. Religiones y paz son inseparables. Nosotros tenemos una fuerza humilde pero verdadera, la oración por la paz. Eso requiere en primer lugar que los líderes y los creyentes recen por la paz. Lo demostró, Padre Santo, cuando pidió al mundo que rezara por Siria, en un momento funesto de resignación ante la guerra. ¡Todos le estamos agradecidos por ello! Mirando el mundo no podemos resignarnos ni ser perezosos.

Hay otra violencia, la de la economía y la soledad: pienso en los ancianos solos, en residencias, o expulsados de su casa (y mañana es la fiesta del abuelo); en los pobres; en los niños, a quienes se les dan cosas pero no sueños, que no tienen pan o cariño; en la miseria humana de quien está solo. La paz y el diálogo se unen –y eso forma parte de la vida de Sant'Egidio– al amor por los pobres y los ancianos heridos por una sociedad sin paz. 

Desde la oración de Asís de 1986 hemos experimentado la fuerza de paz que esconde el encuentro y la oración año tras año hasta hoy. Fue una intuición profética del beato Juan Pablo II que se ha convertido en una realidad que viven hombres y mujeres de varias religiones. El acto de hoy es un encuentro festivo que se convierte en fuerza de esperanza en la vida diaria de cada uno de los líderes, que a veces deben hacer frente a oposición, limitaciones vitales y mentales. Dialogar hace crecer la valentía de la esperanza, enseña que el invierno puede terminar y ayuda a no resignarse a las tradiciones de distancia o a las nuevas contraposiciones.

Por eso le estamos agradecidos, Padre Santo, por el don de su acogida y de su palabra de esperanza, que Le convierten en compañero de nuestro camino.