Roma convoca a obispos del mundo en torno a los Movimientos, don del Espíritu

Encuentro organizado por el Pontificio Consejo para los Laicos

| 1294 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 13 mayo 2008 (ZENIT.org).- Con el aliento del Papa, el Pontificio Consejo para los Laicos convoca a un centenar de obispos de los cinco continentes para reflexionar «sobre los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades como don del Espíritu Santo para la Iglesia de nuestro tiempo».

Se trata de un Seminario de estudio para obispos, que acogerá la localidad romana de Rocca di Papa --del 15 al 17 de mayo-- tras las estela de eventos anteriores en torno a la solemnidad de Pentecostés.

En la vigilia de Pentecostés de hace dos años, los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades fueron protagonistas de un extraordinario encuentro -recuerda el dicasterio para los Laicos-- con el Santo Padre en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

Prólogo de ese momento fue un congreso de más de un centenar de responsables de realidades eclesiales sobre el tema: «La belleza de ser cristiano y la alegría de comunicarlo».

El Pontificio Consejo para los Laicos -explica en un comunicado-- «desea continuar con los pastores provenientes de cada parte del mundo la reflexión sobre los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades como don del Espíritu Santo para la Iglesia de nuestro tiempo».

Además, el tiempo transcurrido desde una iniciativa análoga -en junio de 1999- se ha mostrado «fecundo para un conocimiento recíproco más profundo y una mayor conciencia del papel que estas diversas realidades tienen en la obra de la nueva evangelización», añade, confirmando asimismo la «perfecta continuidad del pensamiento de Benedicto XVI con el magisterio del siervo de Dios Juan Pablo II».

Más de cien obispos de medio centenar de países de los cinco continentes participarán en este seminario de estudio, junto a representantes de una veintena de movimientos eclesiales, tales como la Comunidad de San Egidio, los Focolares, distintas realidades de la Renovación Carismática Católica, Shalom, Emmanuel, Comunión y Liberación, y la Comunidad Juan XXIII, ejemplifica el dicasterio a Zenit.

La exhortación de Benedicto XVI a un grupo de obispos --«Os pido que salgáis al encuentro de los movimientos con mucho amor»-- guiará los trabajos. Se contiene en el discurso que el Papa dirigió a prelados alemanes el 18 de noviembre de 2006, en visita «ad limina».

«Después del Concilio, el Espíritu Santo nos ha regalado los "movimientos". A veces al párroco o al obispo les pueden parecer algo extraños, pero son lugares de fe en los que los jóvenes y los adultos experimentan un modelo de vida en la fe como oportunidad para la vida de hoy. Por eso os pido que salgáis al encuentro de los movimientos con mucho amor -les dijo el Santo Padre--. En ciertos casos hay que corregirlos, insertarlos en el conjunto de la parroquia o de la diócesis, pero debemos respetar sus carismas específicos y alegrarnos de que surjan formas comunitarias de fe en las que la palabra de Dios se convierte en vida».

Intervenciones, grupos de trabajo, ponencias, una mesa redonda, debates en sesión plenaria y momentos de intercambio entre obispos y fundadores o representantes de movimientos componen el programa de este Seminario.

El objetivo es profundizar en el significado teológico-eclesial y pastoral del fenómeno de los movimientos eclesiales y de las nuevas comunidades y trazar las tareas de los pastores respecto a aquellos.

El jueves se inaugurarán los trabajos con la concelebración eucarística que presidirá el cardenal Tarcisio Bertone. A continuación el cardenal Stanislaw Rylko intervendrá sobre «Los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades en las enseñanzas de Juan Pablo II y Benedicto XVI».

Dos conferencias añadirán reflexiones a esta primera jornada: la primera a cargo de monseñor Piero Coda: «Los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades en la misión de la Iglesia:

aproximación teológica, perspectivas pastorales y misioneras»; la siguiente a cargo del profesor Arturo Cattaneo: «Los movimientos y las nuevas comunidades en las Iglesias particulares».

En el momento de testimonios se contará con monseñor Alberto Taveira Corrêa --«Discernimiento de los carismas: algunos criterios prácticos»--, monseñor Dominique Rey --«Acogida de los movimientos y las nuevas comunidades en las Iglesias particulares»-- y monseñor Javier Augusto Del Río Alba --«Acompañamiento pastoral de los movimientos y las nuevas comunidades»--.

La concelebración eucarística que presidirá el cardenal William Joseph Levada abrirá la sesión del viernes, en la que presentarán comunicaciones sobre «Los movimientos y las nuevas comunidades» Luis Fernando Figari -acerca de «escuelas de formación cristiana»--, Dominque Vermersch --«compañías misioneras»--, monseñor Massimo Camisasca --«fuentes de nuevas vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada»-- y monseñor Claudiano Strazzari --«ambientes de formación permanente de los sacerdotes»--.

Monseñor Josef Clemens pronunciará el mismo día una conferencia: «Los movimientos eclesiales y el ministerio petrino: "Os pido que seáis aún más, mucho más, colaboradores en el ministerio Apostólico universal del Papa"».

Los grupos de trabajo previstos para el viernes profundizarán en el tema de «Los movimientos y las nuevas comunidades como "respuesta providencial" a los desafíos que la cultura contemporánea plantea a la misión de la Iglesia en las distintas áreas geográficas», y también se celebrará un coloquio con fundadores y responsables de movimientos eclesiales y nuevas comunidades, como Kiko Argüello, Giovanni Paolo Ramonda y Andrea Riccardi.

El sábado, tras la Eucaristía que presidirá el cardenal Rylko, los participantes del seminario se desplazarán al Vaticano, donde Benedicto XVI les recibirá en Audiencia.

Por la tarde celebrarán finalmente una mesa redonda sobre «Pastores y movimientos en la edificación del único Cuerpo: esperanzas recíprocas», con la participación del cardenal Camillo Ruini, monseñor André-Mutien Léonard, el padre Julián Carrón y Moysés Louro de Azevedo Filho.

Por Marta Lago