Roma, «dulce casa» para los conversos al catolicismo

Intervención del cardenal Rivera en el encuentro internacional «Camino a Roma»

| 1986 hits

MÉXICO, domingo, 4 noviembre 2007 (ZENIT.org-El Observador).- Al dar la bienvenida al duodécimo Congreso Internacional «Camino a Roma», que ha reunido del 2 al 4 de noviembre en esta capital a conversos al catolicismo, el cardenal Norberto Rivera, arzobispo primado de México, dijo que la conversión es, siempre una buena noticia, y que Roma siempre será su referencia, pues ahí tiene su sede el vicario de Cristo, la cabeza de la Iglesia.



El cardenal Rivera expresó que es una realidad que la Iglesia está en un momento pujante, «aunque en algunos lugares del mundo la Iglesia católica sea perseguida».

«Es un hecho que también la Iglesia crece con las persecuciones --añadió--. Es por ello que a este congreso se trae a conversos en la fe católica, con la finalidad de inyectar a los católicos una gran fe por Cristo y por la Iglesia católica».

«El Congreso “Camino a Roma” es una ocasión para contemplar la misión de la Iglesia, tocando especialmente el hecho de reconocer a Cristo como centro de la Iglesia. México, es un pueblo formado por Santa María de Guadalupe, quien busca la unidad de todos los que habitan estás tierras», afirmó el cardenal mexicano.

Asimismo, subrayó, «el encuentro con Santa María de Guadalupe es y será un encuentro con el Cristo, el Dios vivo».

El Congreso «Camino a Roma», organizado por la institución «Miles Jesu», ha convocado a conversos de todo el mundo para narrar sus experiencias y la importancia que ha tenido en sus vidas el encuentro con la verdad de la Iglesia fundada por Jesucristo y guiada por el sucesor de Pedro.

Entre los participantes, se encontraban la archiduquesa Alexandra de Austria, Victor R. Claveau, MJ, evangelista reconciliado con la Iglesia católica, el matrimonio Kristine y Martin Franklin, antiguos misioneros protestantes en América Latina, Hanzel Carlos Cardoso Luna, converso de la Iglesia evangélica, así como Miguel Rivera y Constantino Raúl Vargas Alvares, conversos de Testigos de Jehová.

El cardenal Rivera Carrera reconoció que «la institución establecida por el Creador» tiene una serie de lineamientos como lo es el matrimonio y la defensa de la vida, que cuesta mucho llevar a cabo en el mundo de hoy.

«Para ello necesitamos de católicos que vivan guiados por la presencia de Cristo Resucitado», dijo el cardenal mexicano.

«Necesitamos católicos dispuestos a la fidelidad, una fidelidad que incluso puede conducir a una fidelidad hacia el martirio», acotó.

Finalmente, dijo el arzobispo primado de México, «para construir un camino hacia Roma es necesaria la fe y la fuerza del amor; fe y amor son los caminos que custodian a la Iglesia».