Roma y el Vaticano recuerdan los 15 años de la muerte de Madre Teresa

Se espera el segundo milagro para su canonización

| 933 hits

Por Sergio H. Mora

ROMA, jueves 6 septiembre 2012 (ZENIT.org).- Los quince años de la muerte de madre Teresa de Calcuta fueron recordados ayer en Roma, con una misa celebrada en la antigua iglesia de Santa María della Navicella.

La solemne liturgia fue presidida por el cardenal Angelo Comastri, Vicario general de Su Santidad para la Ciudad del Vaticano, en un templo que estuvo abarrotado de devotos y discípulos de la fundadora de las Misioneras de la Caridad. Una foto suya, al lado del altar, acompañaba la ceremonia en medio de un incienso suave que perfumaba el ambiente, solemnizado con música sacra del Coro de la Diócesis de Roma.

“Hace 15 años falleció madre Teresa. No obstante, su recuerdo está muy vivo porque los santos dejan su huella”, indicó a Zenit el cardenal Comastri. “Las falsas grandezas --prosiguió el purpurado--, todas se apagan. Madre Teresa dijo una vez que la historia es el incinerador de todos los orgullos, pero como ella era humilde por esto aún su recuerdo está vivo y su ejemplo nos fascina”.

Concluyó recordando que “el ejemplo de Madre Teresa es importante en la Iglesia, particularmente ahora que Benedicto XVI ha proclamado un Año de la Fe. Todas las crisis en la Iglesia tienen su raíz en una crisis de fe. Lo ha dicho en muchas oportunidades el papa y madre Teresa lo ha repetido muchas veces”, subrayó el vicario del santo padre.

En la misa, después de la comunión, una religiosa de las Misioneras de la Caridad recordó que “el mensaje de Madre Teresa a cada uno de nosotros es que el creador tiene sed de tu respuesta de amor”. Y añadió: “La madre nos exhortaba a nosotras como religiosas: quiéranse las unas con las otras como Dios nos ha amado, porque el amor es el fundamento del sentido de la vida y donde hay amor está Dios”.

Al finalizar la celebración, fueron expuestos dos ostensorios con reliquias de la Madre Teresa, para que los fieles presentes pudieran venerarlas, mientras que dos religiosas entregaban una estampa con una medallita y una frase de la beata albanesa radicada en la India.

El padre Biran Kolodijchuk, postulador de la causa de canonización de la beata fundadora, le confió a Zenit: “Estamos esperando el milagro que servirá para su canonización. Nos llegan muchos indicios, y cada año se verifica algún caso importante que evaluamos. Si bien esperamos uno suficientemente fuerte y sólido para presentarlo al proceso, tenemos confianza de que llegará.

“Es necesario recordar –-continuó el postulador--, que para obtener un milagro que sea útil al proceso que lleve a proclamarla santa, tenemos que rezarle a Madre Teresa. Ella debe interceder, Dios tiene que hacer el milagro, pero además es necesario que las personas que lo recibieron nos informen de lo sucedido para que sea estudiado y presentado a los debidos comités científicos.

Son 5.080 el número de Misioneras de la Caridad, distribuidas en 765 casas alrededor del mundo. En Roma tienen 7 casas y en toda Italia llegan a 21.