San José en el misal, una espera de 50 años

Entrevista con el padre Tarcisio Stramare, director del Movimiento Josefino

Lima, (Zenit.org) José Antonio Varela Vidal | 808 hits

Días atrás, el papa Francisco dio una alegría al mundo al disponer que se mencione a san José, como esposo de María, en tres de las plegarias eucarísticas de la misa de rito romano, como propuesto por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

Para profundizar más sobre esta decisión, ZENIT entrevistó al padre Tarcisio Stramare, de los Oblatos de San José, e infatigable director del Movimiento Josefino con sede en Roma. Este instituto investiga y reflexiona sobre una figura salvífica, como es la de san José, aún no comprendida lo suficiente en los estudios teológicos y catequéticos.

¿Cómo recibió esta disposición del papa Francisco?

-- Padre Stramare: Para ser honesto, lo he recibido como un acto "debido" y estoy agradecido al papa Francisco por esta decisión. Dado que Juan XXIII había dispuesto introducir el nombre de san José en el Canon Romano --entonces "único"--, resultaba lógico que eventuales cánones nuevos siguieran la misma norma.

¿Qué ha querido decir el papa con esta decisión?

- Padre Stramare: Creo que el papa Francisco ha querido poner fin a una espera que ya duraba más de cincuenta años.

¿Por qué la referencia explícita solo en las plegarias II, III y IV del Misal?

- Padre Stramare: Es probable que sea en vista de la tercera edición típica del Misal Romano. El silencio acerca de los otros cánones, presentes o futuros, sugiere una interpretación diferente.

Era necesaria una intervención así, ¿verdad?

- Padre Stramare: En el texto del Decreto se indican las razones que justifican la inclusión. Más allá de la santidad de san José, emerge en particular su rol en el plan de la salvación: el cuidado paternal de Jesús; la condición de "jefe de la familia de Jesús", el cuidado amoroso a la Madre del Hijo; el compromiso con la educación de Jesucristo, el patrocinio por la Iglesia.

El papa ha querido destacar la condición de “esposo” de san José... ¿Por qué?

- Padre Stramare: Porque el título de esposo es esencial tanto para honrar la maternidad de María y, en particular, para asegurar la descendencia davídica de Jesús, que es necesaria para el título del Cristo, como lo enseña el evangelista Mateo.

Entonces, si faltara san José ...

- Padre Stramare: Sin san José, por lo tanto, no existiría la Sagrada Familia, misterio salvífico, ¡que sitúa a san José, junto con María, en el orden de la Unión hipostática! La Exhortación apostólica del papa Juan Pablo II es explícita en este sentido. La pastoral de la familia necesita con urgencia profundizar esta doctrina.

¿Crecerá más la devoción y el culto a san José?

- Padre Stramare: La devoción del pueblo cristiano hacia san José fue y está bien radicada, como se reconoce expresamente en el decreto del papa Francisco. Incluso la liturgia y los documentos del Magisterio honran convenientemente a san José. Lo que falta, sin embargo, es el apoyo de los teólogos y de los catequistas, que siguen considerando irrelevante el papel de san José en el misterio de la Encarnación.