Santa Sede analiza la crisis global y sus soluciones a través de la ética

En las conclusiones de la sesión plenaria Pontificia Academia para las Ciencias Sociales

| 1849 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 5 de mayo de 2010 (ZENIT.org).- La crisis económica global y una mirada para re proyectar el camino, fue el tema principal de la XVI Sesión plenaria de la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales que culminó ayer en la ciudad de Roma.

En dicho encuentro participaron durante 4 días, 50 personalidades de diferentes países pertenecientes al mundo eclesial, académico, de negocios, financiero y de la sociedad civil.

La presidenta de este organismo Mary Ann Glendon, ex embajadora de Estados Unidos ante la Santa Sede, dio a conocer las conclusiones de este evento esta mañana en rueda de prensa.

La Pontificia Academia para las Ciencias Sociales fue fundada en 1994 por el papa Juan Pablo II. El documento que ha guiado este organismo es la encíclica Centesimus Annus de Juan Pablo II (1991) y luego la Deus Caritas Est de Benedicto XVI (2006). En esta sesión sus miembros se centraron en la encíclica Caritas in veritate (2009).

Las discusiones tanto de los miembros de esta Academia como de los expertos invitados, se centraron en tres aspectos: los fracasos financieros, reguladores y también los fracasos morales de la actual crisis. Por otra parte, analizaron también la actual crisis en Grecia.

“La fragilidad del sistema económico, ha sido en parte consecuencia de la dependencia excesiva de la especulación de las actividades financieras separadas por una actividad productiva en una realidad económica”, aseguró Mary Ann Glendon.

Otros dos miembros de esta Academia, la profesora Margaret Archer y el profesor Partha Dasgupta, se refirieron durante esta sesión plenaria al peligro de la “financialización” de las relaciones humanas, cuyas actividades, incluyendo las familiares, se quedan reducidas a la mera dimensión comercial.

Uno de los invitados a esta reunión, el profesor Stefano Zamagni, advirtió de los peligros de pensar los negocios de esta manera, donde la corporación deja de ser una asociación de personas y se convierte en una simple mercancía. Ilustró cómo la “financialización” impone un orden social que no sólo reduce la visión humana de la persona sino que además crea inestabilidad en la economía.

Otro punto analizaron los asistentes a este encuentro fue el de la influencia que ha tenido la crisis económica en los países pobres, debido a que los países ricos han desviado la atención que les prestaban anteriormente, buscando primero aliviar sus respectivas crisis.

“En vistas a prestar una mayor atención sobre la situación de hambre y de salud, la Academia subrayó también que al satisfacer estas necesidades básicas, especialmente a los niños desde que están en el vientre materno, es una contribución decisiva para la productividad económica”. dijo Glendon.

“Un enfoque en una reforma del instrumento financiero no puede distraernos de las políticas básicas de desarrollo”, aseguró la ex embajadora.

En esta reunión fueron discutidos los principios establecidos en la Caritas in Veritate sobre la necesidad de crear una regulación internacional más fuerte así como medidas concretas sugeridas para garantizar transparencia en los instrumentos financieros y para evitar el riesgo moral derivados de los rescates.

Refiriéndose a la actual crisis económica en Grecia, los expertos enfocaron sus reflexiones en una mayor reglamentación de las finanzas internacionales, medidas concretas para garantizar mayor transparencia a los instrumentos financieros y para evitar riesgos morales que pueden derivar de algunos planes de rescates financieros.

También en este tema, afirmó Glendon, no se ha excluído la posibilidad de nuevas estructuras europeas y de un nuevo tratado para asegurar mejor los fundamentos de la moneda única.