Santa Sede en la ONU: no al desarrollo a costa de los pobres

La ecologización de la economía no debería ignorar la dignidad humana

| 2068 hits

NUEVA YORK, jueves 10 de marzo de 2011 (ZENIT.org).- Los programas y las políticas que persiguen el objetivo de “una economía verde en el contexto de un desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza” no debería olvidar que el propósito del desarrollo es el desarrollo humano integral y que “los seres humanos son y deben seguir siendo nuestra principal preocupación”.

En representación del Delegado de la Santa Sede ante el Segundo Comité Preparatorio para la Comisión para el Desarrollo Sostenible (CSD), el Profesor de Economía Charles Clark de la Universidad St. John dirigió un discurso a la Asamblea.

Instando a los delegados a no olvidar los principios fundamentales en los debates teóricos sobre el desarrollo sostenible y la economía verde, la declaración de la Santa Sede repitió la llamada del Papa Benedicto XVI al desarrollo humano integral que reconoce “que el crecimiento económico, si es conducido por los mercados o los Estados, no necesariamente promoverá un tipo de desarrollo digno de los seres humanos”.

El profesor Clark explicó que “por un lado se nos dice que el egoísmo y la codicia son los únicos controladores de la conducta humana, y que los 'mercados libres' son lo que se necesita para convertir el vicio privado en virtud pública”.

“Por otro lado se nos dice que la naturaleza humana es lo que la sociedad produce, dándonos una estrategia de desarrollo que se centra en estructuras e instituciones, con la esperanza de que las instituciones de derecho sean suficientes para promover el desarrollo”.

Cada opinión, afirmó, “posee una parte de la verdad: los seres humanos a menudo se dejan llevar por el propio interés y las instituciones sociales forman en gran medida los comportamientos humanos y acciones, mercados y políticas de gobierno, ambos con el potencial de promover el bien común”.

Pero la humanidad no puede ser reducida a los egoísmos individuales o construcciones sociales. Insistió también que “la promoción del desarrollo económico no debe ser a expensas de los pobres y marginados o de las generaciones futuras” y que “la economía necesita una objetiva formación para poder funcionar correctamente”.

En la CSD ha estado en proceso la segunda ronda de reuniones preparatorias para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible del año próximo, que tendrá lugar del 4 al 6 de junio de 2012 en Río de Janeiro, para celebrar el 20 aniversario de la Cumbre de la Tierra de 1992.

También conocida como Río+20, el evento se centrará en dos temas: una economía verde en el contexto de la erradicación de la pobreza y economía sostenible y un marco institucional para el desarrollo sostenible. La Santa Sede participó también en los Comités Preparatorios para la primera conferencia en Río.

-----
Para acceder al texto original de la Declaración del Observador Permanente y para más información sobre la Misión del Observador Permanente de la Santa Sede en Naciones Unidas entre en la web de la Misión.