Santa Sede: Los cursos para mujeres diaconisas son un engaño

Aclaración de tres Congregaciones vaticanas

| 383 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 17 septiembre 2001 (ZENIT.org).- La Santa Sede ha publicado este lunes una «Notificación» para aclarar que los cursos orientados a formar mujeres diaconisas en la Iglesia católica carecen de todo fundamento doctrinal, y por tanto constituyen un engaño.



El documento, que ha sido aprobado por Juan Pablo II, ha sido publicado por las Congregaciones vaticanas para la Doctrina de la Fe, para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, y para el Clero.

En julio pasado, entre las resoluciones del congreso ecuménico de la organización Wome´n Ordination Worldwide (WOW), que se celebró en Dublín, se encuentra precisamente la idea de promover cursos para la formación de mujeres diaconisas.

Iniciativas de este tipo se han querido aplicar en algunas diócesis del mundo con el inicio del año escolar.

Las Congregaciones vaticanas consideran que estos cursos crean «expectativas que carecen de sólido fundamento doctrinal y que pueden generar, por tanto, desorientación pastoral».

«Dado que la reglamentación eclesial no prevé la posibilidad de este tipo de ordenación --añade la «Notificación»--, no es lícito emprender iniciativas que, en cierto sentido, están orientadas a preparar candidatas a la ordenación diaconal».

La Santa Sede recuerda que los ministerios en la Iglesia no son una cuestión de poder, sino de servicio, y que en este sentido, como explica el Magisterio tradicional de la Iglesia, se abren «otras amplias perspectivas de servicio y colaboración» de la mujer en la comunidad eclesial.

Por último las congregaciones vaticanas hacen un llamamiento a los obispos para que apliquen esta indicación y sepan explicarla a los fieles.

En estos momentos la Comisión Teológica Internacional, cuyo presidente es el cardenal Joseph Ratzinger, uno de los firmantes del documento, está estudiando el sentido del término «diaconisa» que en algunos tiempos de la historia fue usado en la Iglesia católica.

Los expertos consultados por Zenit de esta Comisión afirman que estas mujeres ofrecían un «servicio» (significado etimológico griego de la palabra) a la comunidad cristiana, pero que este servicio no estaba ligado al ministerio sacerdotal, como es el caso del diaconado propiamente dicho.

* * *



Publicamos a continuación el texto íntegro de la «Notificación».

Notificación de las Congregaciones para la Doctrina de la Fe, para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, y para el Clero.

1. Desde algunos países se nos ha señalado a nuestros dicasterios la programación y desarrollo de cursos, directa o indirectamente orientados a la ordenación diaconal de mujeres. Se han creado, de este modo, expectativas que carecen de sólido fundamento doctrinal y que pueden generar, por tanto, desorientación pastoral.

2. Dado que la reglamentación eclesial no prevé la posibilidad de este tipo de ordenación, no es lícito emprender iniciativas que, en cierto sentido, están orientadas a preparar candidatas a la ordenación diaconal.

3. La auténtica promoción de la mujer en la Iglesia, en conformidad con el constante Magisterio eclesiástico, y en particular con el de Su Santidad Juan Pablo II, abre otras amplias perspectivas de servicio y colaboración.

4. Las Congregaciones suscritas --en el ámbito de las propias competencias-- se dirigen, por tanto, a cada uno de los ordinarios para que expliquen a los propios fieles y apliquen diligentemente la directiva aquí indicada.

Esta Notificación ha sido aprobada por el Santo Padre, el 14 de septiembre de 2001

En el Vaticano, 17 de septiembre de 2001
Cardenal Joseph Ratzinger
Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe

Cardenal Jorge Arturo Medina Estévez
Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos

Cardenal Darío Castrillón Hoyos
Prefecto de la Congregación para el Clero

[Traducción del original italiano realizada por Zenit]