Santiago de Compostela recordó la visita del papa

Eucaristía y conferencias del arzobispo Barrio

| 1618 hits

SANTIAGO DE COMPOSTELA, lunes 7 noviembre 2011 (ZENIT.org).- Del 3 al 5 de noviembre la archidiócesis de Santiago de Compostela, España, recordó con una serie de conferencias la visita, hace un año, del papa Benedicto XVI. Este domingo, el arzobispo Julián Barrio celebró una eucaristía con este motivo.

El arzobispo Julián Barrio, con el título “Recuerdos de la Peregrinación de Benedicto XVI a Santiago”, impartió una serie de conferencias en Pontevedra, Santiago y La Coruña.

El domingo 6 de noviembre, el arzobispo compostelano celebró en la catedral una eucaristía festiva, en el aniversario de la peregrinación de Benedicto XVI a Santiago.

Con este motivo, había escrito una carta pastoral en la que afirma que “fue un gran acontecimiento pastoral para nuestra comunidad diocesana”.

“Vino como peregrino de la fe y testigo de Cristo resucitado para confirmarnos en la fe y dejarnos su testimonio y mensaje como referencia en nuestra peregrinación cristiana --afirma--. Levantemos, nos dijo, una mirada esperanzadora hacia todo lo que Dios nos ha prometido y nos ofrece, pidiendo que Él nos dé su fortaleza, que aliente esta archidiócesis compostelana, que vivifique la fe de sus hijos y los ayude a seguir fieles a su vocación de sembrar y dar vigor al Evangelio, también en otras tierras”.

“El papa, en su misión como sucesor del apóstol San Pedro, conforta constantemente a los cristianos y a todos los hombres de buena voluntad con gestos y palabras de extraordinaria solicitud, manifestándonos su preocupación pastoral”, aseguró monseñor Barrio, recordando las palabras con que el papa advertía que “el auténtico problema en este momento actual de la historia es que Dios desaparece del horizonte de los hombres y, con el apagarse de la luz que proviene de Dios, la humanidad se ve afectada por la falta de orientación, cuyos efectos destructivos se ponen cada vez más de manifiesto”.

“Entonces le acogimos con nuestras manifestaciones de afecto filial. Ahora, queremos reiterarle nuestro agradecimiento”, concluye su carta el arzobispo de Santiago de Compostela.