São Paulo : La Iglesia responde ante nuevas modalidades de inmigración

Según una ponencia de su arzobispo, el cardenal Odilo Pedro Scherer

| 1578 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes 10 de noviembre de 2009 (ZENIT.org).- El espacio urbano se convierte cada vez más en “en la nueva frontera para el diálogo entre culturas y la fe que los inmigrantes traen consigo”, aseguró el cardenal Odilio Pedro Scherer, arzobispo de São Paulo, durante una mesa redonda denominada “una respuesta pastoral al fenómeno de la urbanización de las migraciones internas”.

El purpurado intervino durante el congreso que se realiza en Roma, organizado por el el Pontificio Consejo para los inmigrantes e itinerantes, tras los cinco años de publicación de la constitución Ega migrantes caritas Christi con el tema “Una respuesta pastoral al fenómeno migratorio en la era de la globalización”. El evento académico cuenta con cerca de 300 participantes de los cinco continentes y finalizará este jueves.

El cardenal Scherer presentó un breve panorama sobre la realidad de la migración desde el campo hacia las grandes urbes de su continente.

Aseguró que estas migraciones deben ser vistas como una oportunidad “para la búsqueda de nuevas modalidades de hacer pastoral”.

Un 80 % de la población brasileña vive en la ciudad debido a que en los últimos 50 años el fenómeno migratorio se ha intensificado. Esto ha llevado a que el 10 % de los habitantes de las ciudades en Brasil esté formada por inmigrantes recientes.

El arzobispo de São Paulo se refirió durante su ponencia a un proyecto realizado junto a la alcaldía de dicha metrópoli llamado “Mi barrio, mi ciudad”, que estudia los grupos y las personalidades que han ayudado a construir el espacio de convivencia de las diferentes sectores que tienen una fuerte influencia de las migraciones.

Y subrayó cómo muchos de estos grupos han sido creados por iniciativa de las comunidades eclesiásticas de base: “confirmando cómo la presencia y la asignación de la Iglesia en el espacio urbano es todavía un hecho importante”.

Iglesia "móvil"

Recordó el arzobispo que en São Paulo, desde 1970 la archidiócesis de esta ciudad realiza un proyecto llamado “Operación periferia”, que consiste en buscar terrenos para construir nuevas parroquias y para instalar nuevas comunidades religiosas en los sectores hacia los cuales crece la ciudad, especialmente cuando su crecimiento se da de manera irregular.

También señaló cómo las colonias provenientes de otros países (China, Japón, Korea, Ucrania, Lituania, Alemania, Italia Francia y países de Hispanoamérica), han construido parroquias en las que participan los miembros de dichas colonias.

Aseguró que en estos espacios los inmigrantes encuentran una nueva forma de desplegarse: “mientras desarrollan con celo sus tareas pastorales, el ámbito de estos grupos se convierte para ellos también en un importante punto de referencia socio cultural”.

Explicó que en una de ellas la celebración de la misa se hace en rito maronita y en otra se realiza con el rito Greco-Melquita.

Subrayó así el cardenal algunas lecciones de la operación periferia: “la importancia para la Iglesia de movilizarse a través de parroquias, centros comunitarios, sedes de instituciones y entes, para caracterizar el espacio urbano con una presencia más móvil.

Señaló el purpurado que algunos de los obispos de sus lugares de origen van a visitar estas comunidades y resaltó la colaboración entre las diócesis de origen y de destino. También destacó cómo los grupos realizan celebraciones durante las fiestas religiosas y nacionales típicas de su país.

Indicó el cardenal Scherer que existen también en São Paulo casas de acogida para los inmigrantes, las cuales pretenden darles un espacio de convivencia digna. Hay también un servicio de pastoral para los hispanoamericanos, con el fin de insertarlos en las comunidades católicas ya existentes.

El purpurado concluyó su ponencia destacando la gran variedad de grupos pastorales y comunidades eclesiales activas gracias a los inmigrantes con una presencia significativa: “en el curso de la historia reciente de la archidiócesis de São Paulo, han ayudado a formar el rostro de una Iglesia viva y en movimiento”.

[Por Carmen Elena Villa]