Se confirma a la Iglesia siro-malabar autonomía para elegir obispos y crear eparquías

En un decreto de la Congregación de las Iglesias Orientales

| 805 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 16 enero 2004 (ZENIT.org).- La Santa Sede ha confirmado al Sínodo de los obispos siro-malabares plena autonomía jurídica en la elección de los propios obispos y creación y supresión de eparquías (diócesis) dentro de su territorio.



Así se desprende del decreto que el prefecto de la Congregación vaticana para las Iglesias Orientales, cardenal Ignace Moussa I Daoud, entregó al arzobispo mayor de Ernakulam-Angamaly –cardenal Varkey Vithayathil, jefe de la Iglesia siro-malabar— durante la 26ª Asamblea General de la Conferencia de los Obispos Católicos de la India (CBCI), concluida el miércoles pasado en Trichur (Estado indio de Kerala).

En la introducción del decreto, el cardenal Moussa I Daoud recuerda que cuando en 1992 la Santa Sede reconoció a la comunidad siro-malabar el título de Iglesia arzobispal mayor, retuvo para sí las prerrogativas de plena jurisdicción sobre liturgia, creación de nuevas eparquías y elección de obispos.

La reserva sobre la liturgia se retiró en 1998, y ahora el Papa, tras la reciente celebración de la Asamblea Plenaria de la Congregación para las Iglesias Orientales, ha revocado también la restricción en materia de creación y supresión de eparquías y elección y traslado de obispos.

A partir de ahora, el Sínodo de la Iglesia siro-malabar no sólo podrá decidir, según un criterio de votación por mayoría, sobre cuestiones litúrgicas, sino que también podrá incluir la elección de los propios obispos, eligiendo un grupo de candidatos, promoviendo las oportunas investigaciones y sometiendo después los nombres a la aprobación del Santo Padre.

La Iglesia católica de la India comprende el rito latino, siro-malabar y siro-malankar. El origen de las Iglesias siro-malabar y siro-malankar, de rito oriental, difundidas en el sur de la India, se remonta 1950 años, cuando recibieron el Evangelio de boca del Apóstol Santo Tomás.