Se estrena un oratorio musical basado en santa Faustina Kowalska

Su autor, el padre Carlo Colafranceschi, compone para los enfermos

| 865 hits

ROMA, 2 oct (ZENIT.org).- La experiencia espiritual de sor Faustina Kowalska se ha convertido en una obra musical.



Esta santa, canonizada por Juan Pablo II el pasado 30 de abril, es conocida por su espiritualidad basada en la misericordia. Durante su vida consignaba sus diálogos con Jesús en un diario denso de espiritualidad: revelaciones, súplicas, mociones, el amor por el prójimo, los valores de la misericordia, la Polonia de los primeros años del siglo, los monasterios de la Orden de la Divina Misericordia.

Ahora será la protagonista de una trilogía de oratorios musicales compuestos por el padre Carlo Colafranceschi, músico y literato, basado precisamente en su diario. Este padre de los Clérigos Regulares Ministros de los Enfermos, más conocidos como Camilos, siguiendo las enseñanzas de San Camillo de Lellis (alegrar con cantos polifónicos los pasillos de los hospitales), concibe la música como un instrumento importante de la pastoral sanitaria.

El segundo de los tres oratorios, «La Madre de la Misericordia», ha sido presentado por primera vez hoy en la iglesia romana del Espíritu Santo «in Sassia», a pocos metros de la plaza de San Pedro.

No es la historia de una santa, sino la reconstrucción de su credo y su pensamiento y, en cuanto tal, la obra es una oración. De ella tiene la estructura, la poesía, las tensiones y la dulzura.

Musicalmente la obra del padre Carlo Colafranceschi pertenece a un filón que parecía haberse interrumpido en los primeros decenios de este siglo, con los majestuosos oratorios de Lorenzo Perosi que el autor considera su maestro más significativo.